Activistas palestinos, víctimas del software espía israelí Pegasus

 Activistas palestinos, víctimas del software espía israelí Pegasus

El software israelí Pegasus espió a seis activistas de las oenegés palestinas, tildadas por el régimen de Israel como “terroristas”, desvela un informe.

Tras examinar 75 dispositivos, la investigación de la organización internacional Front Line Defenders, publicada este lunes, halló rastros de Pegasus en los teléfonos móviles de seis activistas palestinos, tres de los cuales pertenecen a alguna de las seis oenegés que Israel catalogó como “terroristas” el mes pasado.

Entre estos activistas se encuentran dos personas de doble nacionalidad: Salah Hamuri, un abogado franco-palestino de la oenegé Al-Dameer, a quien el régimen de Tel Aviv le había retirado recientemente el estatuto de residente permanente en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), y el estadounidense Ubai al-Abudi, director del Centro Palestino Bisan. El tercero es Qasan Halaika, investigador de ONG Al-Haq. El nombre de otras tres personas no ha sido revelado.

La investigación se debe a la petición de Al-Haq al Front Line Defenders, con sede en Irlanda, para que analice los móviles de 75 miembros de seis oenegés palestinas con el fin de comprobar si habían sido “infectados” con el Pegasus, de la empresa tecnológica israelí NSO Group.

Todo empezó después de que el régimen de Israel acusara el 22 de octubre a seis oenegés palestinas, entre ellas Al-Haq, Al-Dameer y Bisan, de estar vinculadas al Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y las tachara de “terroristas”.

No obstante, el canciller irlandés, Simon Coveney, denunció el 2 de noviembre que este régimen no mostró a Irlanda ni a la Unión Europea (UE) evidencia creíble que demuestre que hay fundamento detrás de su decisión contra tales grupos palestinos.

Ante todo, Amnistía Internacional (AI) ha hecho hincapié este mismo lunes, mediante un comunicado, que los teléfonos móviles habían sido pirateados “antes” de que el régimen israelí calificara a tales oenegés como “terroristas”, a la vez que confirmó los resultados de la investigación de Front Line Defenders.

El pasado julio, el diario estadounidense The Washington Post junto a otros 16 medios de comunicación, con la ayuda de Amnistía Internacional y la Organización Forbidden Stories, publicó un informe, en el que se reveló que al menos 50 000 números de teléfono habían sido controlados a lo largo y ancho del mundo a través de Pegasus.

Por su parte, Amnistía Internacional aseguró que el software israelí se empleó para “facilitar la comisión de violaciones de los derechos humanos a gran escala en todo el mundo”. Al respecto, la Federación Internacional de Periodistas denunció que el programa israelí socava la democracia.

Grupo Metro

Related post