Estados Unidos y la Unión Europea confirman el fin de su guerra de aranceles

 Estados Unidos y la Unión Europea confirman el fin de su guerra de aranceles

Importante paso de Estados Unidos y la Unión Europea en sus relaciones bilaterales con el fin de la guerra de los aranceles. Washington y Bruselas celebraban este domingo el punto final a los desacuerdos comerciales llegados bajo la administración Trump y que afectaban directamente a la importación del acero y del aluminio.

Reunidos en Roma durante la cumbre de líderes del G-20, el presidente Joe Biden y la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen recordaban también como este acuerdo aporta a su vez su importante grano de arena a la lucha contra el cambio climático. Y es que, según recordaba la Casa Blanca, «el acero y el aluminio fabricados en Estados Unidos se producen con muchas menos emisiones que las alternativas más sucias fabricadas en la República Popular China y en otros lugares».

«Juntos, Estados Unidos y la Unión Europea, iniciamos una nueva etapa de cooperación transatlántica que va a beneficiar a todos nuestros pueblos tanto ahora como, así lo creo, en los años venideros», decía Biden en su intervención.

La importación estadounidense de acero y aluminio de la Unión Europea queda por tanto libre de aranceles. Bruselas, a su vez, suspende las tasas que aplicaba a distintos productos estadounidenses.

Este acuerdo marca un hito en la renovada asociación entre la Unión Europea y Estados Unidos
Ursula von der Leyen
Presidenta de la Comisión Europea
«Hoy hemos acordado suspender los aranceles sobre el acero y el aluminio y empezar a trabajar en un nuevo acuerdo mundial sobre el acero sostenible», remarcaba por su parte la presidenta de la Comisión Europea. «Y esto marca un hito en la renovada asociación entre la Unión Europea y Estados Unidos».

La asociación, en efecto, queda muy renovada después de que en 2018 el entonces presidente Donald Trump decidiera imponer unos aranceles del 25 por ciento a las importaciones de acero y del 10 por ciento a las del aluminio, a lo que la Unión Europea respondía con sus propios aranceles al bourbon o las motocicletas Harley Davidson, entre otros productos estadounidenses. Una guerra de castigos económicos que parece llegar a su fin.

El pacto anunciado ahora consentirá a ambos negociar un nuevo acuerdo comercial global para abordar el exceso de capacidad mundial de acero y aluminio procedente sobre todo de China, que en los últimos tiempos ha comercializado su acero barato en los mercados internacionales, dirigiéndolo a países como Estados Unidos, a través de Europa, algo que Washington considera que penalizaba la competitividad de su industria.

Grupo Metro

Related post