Fallas en la seguridad hunden a la productora internacional Live Nation que organiza el festival de Lollapalooza en Argentina

 Fallas en la seguridad hunden a la productora internacional Live Nation que organiza el festival de Lollapalooza en Argentina

La compañía cotiza en la Bolsa de Nueva York y es socia de la local DF Entertainment. Por la avalancha humana que mató a 8 personas en un recital de Travis Scott en Houston, Texas, se derrumbaron sus acciones.

La pandemia de coronavirus jaqueó a todos los productores de eventos masivos de espectáculos. Con mucha incertidumbre, por la seguridad y eficacia de las vacunas a la hora de prevenir los contagios de Covid-19, y con un horizonte no del todo claro en torno a nuevas olas de Sars-CoV-2 que podrían generar más restricciones y cuarentenas en el corto plazo, la productora Live Nation retomó los shows y consiguió buenos rendimientos.

Sin embargo, sus directivos no previeron otras brechas de seguridad que ahora le producen más riesgo para sus ganancias, que los posibles contagios de Covid-19 durante sus festivales.

El viernes 5 ocurrió una avalancha humana que terminó en una tragedia que le quitó la vida a 8 personas, jóvenes de entre 14 y 27 años, y dejó una gran cantidad de heridos, algunos de ellos en terapia intensiva y con pronóstico reservado.

El desastre es de proporciones y hay que remontarse al tiroteo producido en el año 2017 en Las Vegas durante un festival de música country cuando un desequilibrado asesinó a 58 personas, para poder realizar alguna comparación de la catástrofe.

En este caso, los decesos se produjeron por aplastamiento cuando apareció en escena el rapero texano Travis Scott, figura anunciada en el Lollapalooza Argentina, que fundó el festival Astroworld, en el año 2018. En principio, se trataría de un problema de sobre venta de localidades o de una mayor cantidad de público que, al ver al rapero salir a escena comenzaron a intentar acercarse al escenario principal provocando que la gente presente se agolpara contra las instalaciones donde se desarrollaba la presentación.

Los testimonios son desgarradores. Manuel Souza, uno de los espectadores relató, “ sufrí graves lesiones corporales cuando la multitud descontrolada en el concierto me tiro al suelo y me pasaron por arriba, pisoteándome. Estoy vivo por la fuerza de voluntad que tuve que emplear para ponerme de pie nuevamente”, afirmó.

El jefe de bomberos de Houston, Troy Finner, explicó que “la multitud comenzó a empujar hacia la parte frontal del escenario y la gente empezó a entrar en pánico. Y, mientras la estampida empezó a causar heridos, el pánico aumentó”.

Thomas Henry, abogado de dos mujeres heridas, sostuvo, en nombre de sus patrocinadas, que “muchos de estos asistentes al concierto esperaban con ansias este evento durante meses y merecían un ambiente seguro en el que divertirse y disfrutar de la noche” y agregó, «en cambio, su noche fue una de miedo, heridas y muerte”.

Muchos asistentes al concierto, criticaron a los organizadores por continuar el show, incluso cuando las personas no respondían, y, a algunas de ellas, se les estaba aplicando resucitación cardiopulmonar y a otras se las llevaban en ambulancia. La actitud de Travis Scott se encuentra en entredicho y está bajo investigación policial. El rapero indicó que no estaba al tanto de la gravedad de las cosas. «Cada vez que pude darme cuenta, ya sabes, de cualquier cosa que estaba sucediendo, ya sabes, simplemente detuve mi espectáculo y, ya sabes, los ayudé a conseguir la ayuda que necesitaban», declaró a la prensa.

Live Nation Entertainment Inc. se enfrentará en los próximos días a demandas millonarias de parte de los asistentes al festival Astroworld que irán en aumento. Hasta el miércoles 10 de noviembre se registraron 40 denuncias judiciales que alcanzan, también, al rapero Travis Scott y, en algunos casos, a su colega canadiense, Drake, por haber compartido escena con Scott mientras se desarrollaba la tragedia en el NRG Park.

Live Nation Entertainment de picar en alza en Wall Street a observar impotente una oleada de ventas de sus acciones

Live Nation es el mayor productor de conciertos del mundo, previo a la pandemia de coronavirus producía de 22.000 shows de 1.600 artistas en 33 países, por año. Las oficinas centrales de la compañía se encuentran en Los Angeles, California y además cotizan en la Bolsa de Nueva York. Durante 2019 vendieron 49 millones de boletos, y recibieron en el año 2020, 500 millones de dólares que el Rey de Arabia Saudita puso por el 3% de la compañía.

A fines de 2018, adquirió el 51% de DF Entertainment la productora local que organiza el festival de Lollapalooza en la Argentina y que ha tenido grandes problemas para devolver entradas vendidas por la edición 2020 del festival que, en principio, se volvería a realizar en marzo de 2022.

A pesar de todo este expertise, la empresa Live Nation ha tenido numerosos problemas de seguridad en el pasado. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de los EE.UU. muestran expedientes donde la compañía ha sido multada y varias veces demandada por una variedad de problemas que incluyen un incidente del año 2018, por la hospitalización de una persona que fue golpeada en la cabeza por un poste de metal de dos metros de largo o el accidente de un trabajador que murió tras caer por un falso techo en un escenario. Ahora bien, se comprobó que el empleado no llevaba cinturones de seguridad ni ninguna otra protección laboral.

Sin embargo, nada como esta luctuosa notica del viernes 5 de noviembre que inscribirá una fecha trágica en la historia de los conciertos masivos de música al aire libre.

El poco apego a las normas de seguridad que parecen haber provocado la tragedia será juzgado y penado en los tribunales de justicia estadounidense pero ya tiene su impacto en la cotización de la acción de Live Nation en Wall Street.

Mientras que las ventas totales de entradas para los principales festivales aumentaron cerca de un 10% en los Estados Unidos en comparación con el año 2019 cuando no había restricciones por la pandemia de Covid-19. se registró un aumento en las ganancias de Live Nation del orden de los $ 2,7 millones de dólares en ingresos en el tercer trimestre del presente año, lo que llevó a que la semana previa a la tragedia de Astroworld, la acción ganara 19 centavos por unidad. Una mejora masiva con respecto a las pérdidas por acción registrada durante el año de la pandemia, 2020, que se ubicaba en torno a los $ 2,45 por acción. Para dimensionar la mejora en la cotización, hasta el viernes de la avalancha, la acción de Live Nation había mejorado un 75% con respecto al comienzo del año 2021.

Sin embargo, Wall Street ha comenzado a tomar nota de las fallas de seguridad de la compañía y ha comenzado la oleada vendedora que hace que la acción que había subido rápidamente “por la escalera” durante todo el año comience a bajar por “el ascensor”.

El miércoles 10 perdió otro 1,39% dejándola en $ 115,01 dólares por acción. El día anterior a la tragedia se ubicaba en $ 127,75 gracias al sólido informe de ganancias trimestral. El descenso en la cotización obedece al incremento de las demandas que, seguramente, deberá afrontar por las responsabilidades en la organización del festival Astroworld como, también, a un posible descenso en la venta de tickets en el corto plazo por la reticencia de muchos asistentes a festivales de música y grandes conciertos a asistir a los mismos ante las reiteradas falencias en seguridad.

 

Grupo Metro

Related post