Fiscalía de Bolivia imputa a ex altos mandos militares por participar en la investidura de Jeanine Áñez

 Fiscalía de Bolivia imputa a ex altos mandos militares por participar en la investidura de Jeanine Áñez

Los fiscales Omar Mejillones y Lupe Zabala acaban de confirmar las imputaciones para los altos mandos de las Fuerzas Armadas de Bolivia del 2019, por haber tenido una «participación dolosa» en «el acto final de investidura presidencial irregular» de Jeanine Áñez, quien asumió el cargo de forma interina tras el golpe de Estado contra Evo Morales.

La imputación, dada a conocer por el portal Erbol, se refiere al caso llamado «Golpe de Estado II», donde se investiga el polémico mecanismo usado por Áñez para llegar a la Presidencia. Allí, el Ministerio Público afirma que hubo una «investidura irregular», una «supuesta presidenta», la «ruptura del orden constitucional», una «puesta en escena», un «premeditado plan» y la «usurpación de la soberanía popular», reseñó Actualidad RT.

Ahora, los implicados son: Flavio Gustavo Arce, exjefe del Estado Mayor, Pastor Mendieta, excomandante del Ejército, Gonzalo Terceros, excomandante de la Fuerza Aérea, y Palmiro Jarjury, excomandante de la Armada. Se trata de los mismos militares que pidieron la renuncia de Morales en la rueda de prensa del 10 de noviembre del 2019, encabezada por el entonces comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman. Sobre aquel episodio, la Fiscalía señala que la «sugerencia de renuncia, tenía un carácter de imposición».

«Sucesión presidencial anómala»
Los acusados serán investigados por «haber apoyado y colaborado con la exsenadora Áñez en su autoproclamación, siendo que no se constituyó sesión de Asamblea Legislativa Plurinacional alguna», escribieron los fiscales.

En el texto, citado por el medio boliviano, se lee que los exmilitares «no permitieron la continuidad legítima en el titular del Poder Ejecutivo [Evo Morales], perpetrando hechos delictivos». Para la Fiscalía, ello significó «la violación de los principios democráticos para consolidar una sucesión presidencial anómala, violentando la legitimidad de las instituciones del Estado y la sucesión constitucional».
Con ese tono, describe: «Son actos propios de autores que proceden conjuntamente con Jeanine Áñez Chavez y sin cuya participación y cooperación no habría podido concretarse el hecho antijurídico». Para los investigadores, la asunción de Áñez estaba planeada de antemano, porque el día previo se habría tramitado el retiro de la medalla presidencial del Banco Central.

«Existía un plan»
Como parte de la acusación, los fiscales puntualizan en el caso de Terceros, el excomandante de la Fuerza Aérea. A él se le endilga «el transporte de asambleístas nacionales afines a la exsenadora para desarrollar la puesta en escena de las supuestas sesiones tanto del Senado como de la Asamblea». Al respecto, el Ministerio Público Boliviano sostiene que la sesión legislativa por la cual Áñez llegó al Ejecutivo, fue ilegal.

Por esos días, en medio de renuncias públicas y ausencias de autoridades superiores, aquella política asumió la presidencia de la cámara alta y, desde allí, pasó a dirigir el Poder Ejecutivo.

Sobre ello, los fiscales remarcan que se violó la normativa: «Existía un plan de concretar los hechos ilegales con la participación de diputados y senadores suplentes cuando expresamente los reglamentos refieren que las habilitaciones de suplentes las hacen los propios titulares».

Actualmente, tras la victoria de Luis Arce en las elecciones presidenciales, Áñez se encuentra privada de su libertad acusada por los delitos de terrorismo y sedición. De forma reciente, se dio a conocer que el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) sentenció que la autoproclamación de la exsenadora fue inconstitucional, señalando que en el país se produjo un golpe de Estado.

Grupo Metro

Related post