Fluvoxamina, un antidepresivo que reduce el riesgo de hospitalización prolongada por Covid-19

 Fluvoxamina, un antidepresivo que reduce el riesgo de hospitalización prolongada por Covid-19

Un estudio publicado en The Lancet Global Health, determinó que la fluvoxamina podría reducir, en casi un tercio, el riesgo de enfermedad grave por COVID-19 en personas con alto riesgo.

¿Qué es la fluvoxamina? Es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) que se utiliza actualmente para tratar afecciones de salud mental como la depresión y los trastornos obsesivo-compulsivos.
Un ensayo con aproximadamente 1.500 pacientes en Brasil mostró que aquellos que tomaron el medicamento tenían menos probabilidades de progresar a una enfermedad grave y requerir hospitalización.

La Dra. Angela Reiersen, profesora asociada de Psiquiatría en la Universidad de Washington, en St. Louis, que trabajó en el estudio, y otros colegas dieron a 741 voluntarios con covid-19 100 mg de fluvoxamina dos veces al día durante 10 días, mientras que 756 voluntarios recibieron un placebo.

Entre los pacientes que recibieron fluvoxamina, 79, alrededor del 11%, necesitaron tratamiento en una sala de emergencias o en un hospital en comparación con casi el 16% de los que recibieron placebos. Fue una disminución del 5% en el riesgo absoluto y una disminución del 32% en el riesgo relativo.
Los galenos concluyeron que se necesitan más estudios para saber si el medicamento podría agregarse a los tratamientos que se administran a los pacientes con el virus.

Cabe recordar, que en septiembre, el sitio web de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) publicó un artículo titulado “El viejo fármaco fluvoxamina, nueva esperanza para el COVID-19”. Allí mencionan las investigaciones en curso sobre este medicamento en cuanto a una posible aplicación para tratamientos de pacientes con COVID-19.

Sobre este fármaco, los NIH detallan que hay estudios que “sugieren que la fluvoxamina es un potente agonista en el receptor sigma-1, que juega un papel clave en la inflamación”.

“Entre los antidepresivos, la fluvoxamina fue el más potente en el receptor sigma-1”, indicaron en el artículo.

El artículo destaca que “las ventajas de la fluvoxamina son perfiles de seguridad favorables, amplia disponibilidad, muy bajo costo, administración y uso oral para niños y adolescentes”.

Efectos secundarios
La fluvoxamina, como todos los medicamentos, tiene efectos secundarios a los que los expertos dicen que se debe estar atentos.

Lo primero, según la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU, «una reducida cantidad de niños, adolescentes y adultos jóvenes (de hasta 24 años) que durante los estudios clínicos tomaron antidepresivos como fluvoxamina, desarrollaron tendencias suicidas.

Los niños, adolescentes y adultos jóvenes que toman antidepresivos para tratar la depresión u otras enfermedades mentales pueden ser más propensos a desarrollar tendencias suicidas que aquellos que no toman antidepresivos para tratar estas afecciones.

No obstante, los expertos desconocen cuál es exactamente la magnitud de este riesgo y hasta qué punto debe tenérselo en cuenta al decidir si un niño o adolescente debe tomar o no un antidepresivo».

Por esto recomiendan: «Tu proveedor de atención médica querrá verte con frecuencia mientras estés tomando fluvoxamina, sobre todo al comienzo del tratamiento. No faltes a ninguna cita en el consultorio de tu médico».

Grupo Metro

Related post