¿Influyen los ciclos menstruales en la detección del cáncer de mama?

 ¿Influyen los ciclos menstruales en la detección del cáncer de mama?

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 1 de cada 12 mujeres enfermarán de cáncer de mama a lo largo de su vida.

De acuerdo con la doctora Paola Andrea Barbosa Albarracín, médica hospitalaria especialista en auditoría de la Liga Colombiana Contra el Cáncer, en Colombia 15.000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama cada año y mueren alrededor de 4.411. Siendo más específicos, al día mueren 12 mujeres mayores de 50 años en el país.

La mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas, lo cual disminuye considerablemente la expectativa de tratamiento eficaz y de sobrevivencia de las pacientes. Por lo que la doctora Barbosa resalta la importancia de continuar fortaleciendo acciones orientadas hacia la prevención y la detección temprana. En este sentido, los hábitos de cuidado de la salud, el autoconocimiento del cuerpo y la identificación de signos de alarma son claves para consultar a tiempo sobre este tipo de cáncer.

¿Influye el ciclo menstrual en la detección temprana del cáncer de mama?

Durante el ciclo menstrual, las variaciones en los niveles de las hormonas reguladoras son responsables de cambios como la inflamación, el dolor y la sensibilidad que muchas mujeres experimentan en las mamas y en su cuerpo. De hecho, estos síntomas son los que muchas veces alertan a las mujeres que su periodo está por comenzar.

Según la doctora Barbosa, lo más importante es reconocer que estos cambios que suceden en el cuerpo son normales y no están relacionados necesariamente con el desarrollo de cáncer de mama. Por lo mismo, resulta imperativo que cada mujer conozca los síntomas que normalmente presenta durante su ciclo, para no confundirlos con los signos de alarma y, también, para que en caso de sentir o reconocer algún indicio diferente, pueda acudir a tiempo a un especialista.

Entre las señales que se deben tener en cuenta, la doctora resalta la detección de: un bulto de reciente aparición en la mama o la axila, aumento del grosor o hinchazón, irritación, hundimiento, enrojecimiento o descamación en la piel de la mama o areola y/o dolor en la zona, secreción por el pezón que no sea leche y cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.

¿Cómo puede una mujer reconocer los signos que son diferentes a los que presenta durante su ciclo menstrual? A través del autoexamen que necesariamente debe realizarse ocho días después de finalizar el ciclo menstrual.

Según la doctora, el autoexamen de mamas debe comenzar desde los 20 años y debe realizarse de manera mensual por el resto de la vida. “Es necesario que para esto se marque la fecha en la que se realiza cada mes, teniendo en cuenta que debe hacerse 8 días después de haber finalizado la menstruación. Por esto, se recomienda tener un calendario para poder registrar la fecha del mes en la que se debe realizar el examen”, puntualiza.

La doctora Barbosa asegura que el baño es el lugar ideal para realizar el autoexamen. Esta zona permite mirarse a un espejo, aprender a conocerse y a sincronizarse con el cuerpo. “Salimos de la ducha y en el espejo podemos observar la simetría de las mamas, cómo está el color, cómo está el peso, hacia dónde van los pezones o si hay algún hundimiento, cómo es el tamaño, si uno está más grande que otro, si se está evidenciando alguna masa, hoyuelo, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja”.

Sin embargo, la fase de palpación es recomendable realizarla de forma acostada, sobre la cama con una almohada debajo de la mama a examinar, ya que es una posición que permite explorar toda la extensión de la zona y la axila (Minsalud- INC). Estar frente al espejo permite también hacer una palpación adecuada: poniendo la mano por detrás de la cabeza y con los dedos del medio de la otra mano, presionar suavemente, pero con firmeza haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama. Posteriormente, debe palparse la axila, ya que el tejido mamario se extiende hasta esta zona. También se debe presionar suavemente los pezones, verificando si hay secreción.

Es importante reconocer que el autoexamen sirve para detectar signos de alarma, mas no para diagnosticar. Si bien, es parte de las estrategias que cada mujer conozca su cuerpo, una detección temprana requiere la revisión clínica anual a mujeres mayores a 40 años. Así como la mamografía, que deben realizarla las mujeres mayores de 50 años cada dos años. En casos específicos de antecedentes cancerígenos en la familia, otros factores de riesgo relevantes o presencia de implantes debe acudirse a un especialista con mayor frecuencia y, si el médico lo requiere, tomar la mamografía antes de esta edad.

Grupo Metro

Related post