La historia de la misteriosa Janet Airlines: la aerolínea que jamás vendió un pasaje

 La historia de la misteriosa Janet Airlines: la aerolínea que jamás vendió un pasaje

¿Qué misterio se oculta detrás de la fachada de la empresa aérea Janet Airlines? ¿Puede acaso una firma de su tipo desarrollarse y existri sin acaso haber vendido ni un solo pasaje a nadie? Varias preguntas y otras tantas respuestas. Esta es la historia.

Su caso es de los más extraños que se conozcan. La empresa aérea Janet Airlines pasa a al posteridad como la firma de su tipo que nunca jamás ha vendido ni un solo pasaje a nadie. Así fue reflejado en un artículo exclusivo de Infobae, que aquí -gracias a su gentileza- reproducimos en su totalidad. Esta es la historia de Janet Airlines.

En el Aeropuerto de Las Vegas se pueden observar a diario sus aviones blancos y rojos sin ninguna inscripción. ¿Cuánto hay de real y cuánto de mitología urbana? Existen cientos de aerolíneas que vuelan con pasajeros alrededor de todo el mundo, pero solo una compañía aérea de transporte de pasajeros de la cual no se sabe siquiera su nombre real. En el mundo aerocomercial se la conoce como “Janet Airlines” –siglas para Just Another Non-Existent Terminal (traducible al español como “solo otra terminal que no existe) y cuenta con una flota de 11 aviones, que incluye unidades de Boeing 737-200, Boeing 737-600 y Beech 1900C, entre otros modelos.

La base de operaciones de Janet parece ser el Aeropuerto Internacional McCarran, en Las Vegas, donde hasta tiene una terminal privada, exclusiva para sus aeronaves. Si bien “la ciudad del pecado”, en Nevada actúa como su central, opera hacia y desde otros 4 estados norteamericanos: California, Nuevo México, Ohio y Utah. ¿De qué serviría una aerolínea con flota comercial que no vende vuelos al público? Según distintas fuentes, Janet pertenecería a la Fuerza Aérea de Estados Unidos (EEUU), y sus aeronaves transportarían a trabajadores militares, funcionarios y contratistas hacia diferentes bases militares.

Dos de los destinos más habituales son las bases militares del Lago Groom, y el Campo de Pruebas de Nevada, seguramente nada de esto nos suene familiar, a menos que nos refiramos por sus apodos o nombres clave. La base militar del Lago Groom, o Área 51, se ha convertido en un lugar casi mitológico debido al gran número de teorías conspirativas y sus múltiples apariciones en la cultura popular estadounidense. En 2013, luego de que la CIA (Agencia Central de Inteligencia de EEUU) desclasificara una serie de documentos, se confirmó que el Área 51 sí existe, pero nada tiene que ver con la experimentación alienígena, como sugieren algunos conspiracionistas.

Área 51

Como se supo entonces, la célebre Área 51 funciona como una base militar, campo de pruebas y entrenamiento de la Fuerza Aérea. Allí se testean nuevos prototipos de aviones, armamento y otras tecnologías militares. A los aviones de Janet se los puede observar a diario despegando y aterrizando en Las Vegas, reconocerlos no es nada difícil ya que no cuentan con ningún tipo de inscripción, y su fuselaje es de los más sencillo, blanco con una franja roja que los atraviesa horizontalmente. Para no ser detectados, los pilotos de Janet apagan los transpondedores -dispositivos de transmisión y recepción- en pleno vuelo para que no sea posible rastrear su posición. Además, según informó el portal francés Blogging, los comandantes solicitan el cambio de frecuencia hacia la torre de control de la Base Aérea Nellis, que monitorea la aeronavegación del sur de Nevada. Recibida esa aprobación, las aeronaves de Janet ingresan al espacio aéreo restringido, también conocido como Área 51.

Cómo se dijo anteriormente, no se sabe con exactitud qué transporta Janet, pero por las características de sus aviones, lo más probable es que en su interior lleve nada más y nada menos que personas. Pero entonces, ¿por qué tanto secreto en torno a estos vuelos? Conocedores del tema y fanáticos de los misterios en torno al Área 51 suponen que Janet transporta personas de alto rango relacionadas con la investigación nuclear. Las bases militares de Nevada no han sido utilizadas únicamente para probar prototipos de aeronaves o armamentos, allí también se han realizado distintas pruebas nucleares, como la explosión “Dog” que tuvo lugar en 1951 y supuso la implosión de una carga atómica de 21 kilotones. Además, las bases militares hacia las que vuela Janet operan bajo la órbita del Departamento de Energía (DOE, por sus siglas en inglés) estadounidense, una razón más para suponer que allí se realizan investigaciones en torno a la energía atómica y sus posibles usos.

Ya parece un tanto ridículo que el Gobierno de los Estados Unidos continúe negando la existencia de Janet, cuando sus aviones están a la vista de todo el mundo, y cuando incluso hubo una búsqueda pública de personal aerocomercial que sería para trabajar en Janet. Como ya se dijo, Janet Airlines pertenece a la Fuerza Aérea de los EE.UU., sin embargo quienes pilotean los aviones no son militares. La gestión de la aerolínea había sido confiada a la firma EG & G que fue comprada por la multinacional AECOM en el año 2014. AECOM es bien conocida ya que se ha convertido en el principal proveedor de servicios militares y de seguridad de EEUU. Su facturación supera los USD 18.000 millones. Pero la multinacional nunca hace referencia a Janet, incluso cuando contrata a la tripulación de cabina.

Janet Airlines

El anuncio de contratación número 173982BR -el cual puede ser encontrado en la web- de AECOM, para auxiliares de vuelo parecía una búsqueda de trabajo más entre tantas otras. Podría haber pasado como cualquier otro reclutamiento de American Airlines o Delta, sin embargo, entre los requisitos que debían tener los candidatos estaba el de contar con la autorización de “alto secreto”, permiso que poseen únicamente las personas autorizadas al acceso a ciertos documentos, trabajos o sitios confidenciales, así definidos por las autoridades federales de EEUU.

¿Es realmente necesaria la autorización de alto secreto si solo se trata de enderezar los asientos de los pasajeros, servirles refrescos, café y alguna comida en vuelo y sonreír después del aterrizaje? Por supuesto que el anuncio fue rápidamente relacionado con Janet a pesar de que nunca se admitió el vínculo. Janet Airlines no sólo transporta pasajeros en aviones discretos, sino que también lo hace con el apoyo de un aparato estatal confidencial que mantiene un hermetismo total cuando se trata de los aviones blancos con una franja roja horizontal.

Lo cierto es que existe y, paradójicamente, en su búsqueda de no llamar la atención, se ha convertido en una de las aerolíneas más buscadas por los spotters, como se denominan a los aficionados al registro y observación de aeronaves. De ese modo, los movimientos de Janet son seguidos diariamente por los conspiracionistas. ¿Admitirá el Gobierno de EEUU la existencia de Janet? Por ahora no es más que una aerolínea fantasma que recorre los cielos conectando a Las Vegas con algunas de bases más secretas de EEUU, pero que no tiene nada que ver con marcianos y alienígenas.

Grupo Metro

Related post