La nueva ola de coronavirus golpea con fuerza a Reino Unido: «Se han rendido, parece que la covid ya no existe»

 La nueva ola de coronavirus golpea con fuerza a Reino Unido: «Se han rendido, parece que la covid ya no existe»

La Covid-19 vuelve a castigar a Reino Unido. En las últimas semanas, una nueva ola ha disparado la curva de contagios elevando los casos diarios por encima de los 50 000 (el pasado 21 de octubre se registraron 51.484), lo que sitúa la incidencia cerca de los 900 casos. Además, solo en la jornada del martes 19 de octubre, 223 personas murieron a causa del coronavirus, la mayor cifra diaria de decesos desde marzo. Pero nada parece suficiente para alarmar a Boris Johnson, contrario a recuperar las restricciones a pesar de la insistencia sanitaria.

Ana (enfermera), Thomas (ejecutivo) y Santiago (estudiante), tres jóvenes españoles residentes en Londres, explican a 20minutos cómo viven su día a día en un país donde el ministro de Sanidad prevé que pronto llegarán «a los 100 000 contagios diarios». Cada uno vive su realidad de forma distinta, pero todos coinciden en un mismo mensaje: «Reino Unido ha pasado página al coronavirus». Aquí se recogen sus testimonios.

Ana: «El Gobierno debería poner restricciones»

La conversación empieza a su hora del desayuno. Son las seis de la tarde en España, pero ella acaba de despertarse después de una larga jornada de UCI en un hospital de urgencias. «Gran parte de los pacientes que admitimos en UCI son gente que no ha querido recibir la vacuna, negacionistas que creen que el virus es un invento del gobierno», desvela la enfermera. Según datos de la CNN, la presión hospitalaria crece a razón de 1 000 hospitalizaciones diarias al otro lado del canal de la Mancha. «Aunque la mayoría de los nuevos contagios pueden padecer la enfermedad en sus casas, es inevitable que se produzcan excepciones», añade. Las personas que sufren «infecciones avanzadas», con o sin vacuna, siguen siendo la más vulnerables. De ahí la necesidad de que el gobierno pise el acelerador en la campaña de vacunación de la tercera dosis. «De momento están vacunando con la dosis de refuerzo al personal sanitario», cuenta Ana.

Reino Unido fue una de las potencias pioneras en la vacunación. Gracias a sus acuerdos farmacéuticos, la isla británica pudo empezar a inmunizar a sus ciudadanos antes que el resto, 21 días de diferencia con respecto a España. No obstante, muchos países ya le han tomado la delantera y su campaña de vacunación se ha encallado el el umbral del 66% de la población con pauta completa. De acuerdo con las estadísticas, la campaña de la tercera dosis y la vacunación de los menores de 12 a 15 años son menos efectivas que las de sus vecinos europeos.

«Gran parte de los nuevos pacientes que admitimos en la UCI son negacionistas»
De momento, la situación en el hospital en el que trabaja Ana no es crítica, pero, para ella, el problema llegará cuando «se junte la Covid con la temporada de gripe, que este año viene pegando fuerte.» Aún así, esta madrileña afincada en Londres confía en los recursos sanitarios con los que ahora cuenta el centro, pero recuerda que «en los momentos más complicados de la pandemia hubo un gran déficit de personal sanitario. En la UCI cada enfermera asistía a cuatro pacientes intubados cuando el ratio debería ser de un enfermero por persona ingresada». Espera que «esto nunca vuelva a ocurrir».

Para ello, piensa -igual que el resto de la Confederación de la Sanidad Pública (NHS, por sus siglas en inglés)- que «deberían poner algún tipo de medida para contener la propagación del virus». Mismamente, al volver del hospital a casa, ve que «mucha gente no se pone la mascarilla en el metro». El TfL, entidad pública que gestiona el transporte público en la ciudad de Londres, sí obliga a utilizar la mascarilla, pero sin refuerzo legal del gobierno, no está capacitado para sancionar ni multar a quien no la utilice. El resto de las personas consultadas lo atestigua, «es un problema que lleva ocurriendo desde el inicio de la pandemia», dice el siguiente protagonista.

Cartel que obliga a utilizar la mascarilla en el transporte público de Londres.

Cartel que obliga a utilizar la mascarilla en el transporte público de Londres.20M
Thomas (ejecutivo de cuentas): «La gente se ha rendido ante la Covid»
Al otro lado del teléfono, Thomas acaba de terminar su jornada laboral. A raíz de la pandemia ahora trabaja desde casa. Hace dos años que volvió a su país natal y a veces se le escapa alguna expresión inglesa en mitad de la conversación. Es un británico más y como ellos ha perdido toda esperanza de acabar con el virus. «Yo estuve confinado durante meses, tomé las debidas precauciones, me puse ambas vacunas y la Covid todavía sigue ahí».

«Es frustrante», repite a menudo. «Antes estaba más atento a las noticias y a los últimos datos, últimamente estoy más desconectado. Es algo generalizado, a la gente le da igual si la nueva variante se llama Delta, Alfa… El pensamiento de la ciudadanía aquí es que el mundo debe seguir adelante. Es imposible erradicar el coronavirus, la ciudadanía se ha rendido», confiesa.

«Un buen ejemplo del hartazgo que vive la sociedad inglesa es la respuesta a la nueva aplicación de rastreo Covid NHS Track and Trace», expone Thomas. «Funciona cuando activas el Bluetooth del móvil y puede reconocer casos positivos que hayan estado a pocos metros de ti», dice. La aplicación, con un sistema homólogo al que emplean otros gobiernos, recomienda «el autoaislamiento» si has estado en contacto estrecho con una persona contagiada. «A mí me ha notificado ya tres veces, si le hiciera caso cada vez que me avisa de que he estado cerca de alguien sospechoso me pasaría toda la vida encerrado». Ante la avalancha de críticas, el propio Gobierno ha decidido suavizar los requerimientos de la aplicación para evitar el aislamiento de tantos usuarios.

«Reino Unido antepone la economía a la sanidad»
Para Thomas, en Reino Unido, uno de los emporios del «business», «se antepone la economía a la sanidad». «La actividad empresarial es una de la señas de identidad de este país y el Gobierno siempre lo ha tenido muy presente», aclara. Parte de la opinión pública secunda esta tendencia liberal porque «la ciudadanía inglesa no quiere que el Estado interfiera en su vida privada. Cada uno es responsable de sus actos», concluye.

Santiago: «Cuando llegué parecía que el virus no existiera»

A más de 9 kilómetros de distancia, Santiago pasea por el famoso barrio de Candem Town. Se trata de una de las zonas más animadas de la capital londinense, popular por su ambiente cuando la noche coge el relevo al sol. «Ya he salido un par de veces y nunca me han pedido mascarilla o pasaporte Covid para entrar en una discoteca», señala el joven estudiante.

Barrio londinense de Camden Town.

Barrio londinense de Camden Town.Santiago Martínez Montaño
Santiago trabaja de au pair para una familia acomodada con la que espera mejorar su nivel de inglés. También acude al gimnasio asiduamente, allí la situación no difiere mucho. «En el gimnasio solo llevamos la mascarilla unos pocos, y eso que hay mucho carteles que obligan a utilizarla. Pero también es obligatorio desinfectar las máquinas después de utilizarlas, y eso sí que no se lo he visto hacer a casi nadie».

«Yo venía de Badajoz donde la gente sigue muy preocupada con el virus y utiliza la mascarilla incluso al aire libre»
Escuchando su relato, la diferencia con la población española resulta evidente. «Cuando llegué aquí parecía que no existiera el virus. Yo venía de Badajoz, donde la gente sigue muy preocupada con la pandemia y utiliza la mascarilla incluso al aire libre. Aquí a veces me olvido de ella cuando salgo a la calle, la sociedad te acaba envolviendo», admite algo ruborizado.

A razón de los últimos acontecimientos ha percibido un ligero cambio. «El otro día, cuando fui a recoger a las niñas al teatro noté que había más padres de lo normal con la mascarilla puesta, pero nada que ver con lo que veía en España». Puede que la nueva ola de Covid haga despertar la preocupación de la ciudadanía inglesa, si el Gobierno de Boris Johnson no se acaba rindiendo antes a la necesidad de imponer restricciones para contener el virus. Pero nunca se sabe…

Grupo Metro

Related post