La UE quiere hacer sostenible la exportación de basura más allá de sus fronteras

 La UE quiere hacer sostenible la exportación de basura más allá de sus fronteras

La Unión Europea produce toneladas y toneladas de basura. Pero una gran parte de ella acaba lejos de sus fronteras.

Desde 2004 la UE ha exportado un 75% más de residuos. Casi la mitad de ellos son transportados a países donde pueden ser quemados o tratados de forma poco respetuosa con el medio ambiente, aumentando el daño a la naturaleza.

La nueva propuesta de la Comisión se plantea restringir estos envíos a países con bajos estándares de gestión de basuras. Y detener la práctica europea de exportar contaminación.

Menos vertederos y más reciclaje

«Todos los países de la Unión Europea que exporten su basura fuera de la UE deberían asegurarse de que las instalaciones que la reciben son dirigidas de forma amigable con el entorno», dice Frans Timmermans, vicepresidente de la comisión y máximo responsable del Pacto Verde Europeo. «Dentro de la Unión queremos simplificar los procedimientos para reciclar. Por lo que los vertederos y la incineración tienen que hacerse más difíciles y el reciclaje tiene que hacerse más fácil».

Por la economía circular

El objetivo de la Comisión es incrementar la economía circular y facilitar el dar nueva vida a muchos materiales ya utilizados en Europa.

Pero también se ha propuesto detener el tráfico de basura. Lo que implica entre el 15 y el 30% de los envíos de residuos de la Unión Europea y son una de las causas de delitos medioambientales.

Pero la Comisión no tiene en cuenta un punto clave, cuando no se distingue entre los diferentes tipos de basura.

«Desgraciadamente, dentro de la legislación europea», asegura Emmanuel Katrakis, secretario general de EuRIC, Confederación Europea de Industrias de Reciclaje, «no se distingue suficientemente entre, por un lado, la basura que nosotros ciudadanos tiramos a un contenedor. Y, por otro, los productos elaborados por plantas de reciclaje, que son materias primas que pueden sustituir a materias primas primarias empleadas en los procesos de producción, para las que el acceso a los mercados internacionales resulta esencial tanto para seguir siendo competitivos como para cumplir con la ambición circular de la UE».

A través del reciclaje, muchos materiales pueden ser reutilizados, como metales y vidrio, aumentando la competitividad de los 27. Para el sector resulta esencial contar con libre acceso a los mercados internacionales.

Fuera de la OCDE

De acuerdo con este proyecto, un país no perteneciente a la OCDE tendría que notificar a Bruselas que quiere recibir cargamentos de basura procedentes de la UE y probar que puede tratarla de una forma adecuada para el medio ambiente. Si puede hacerlo, podrá ser el destino de los residuos.

Pero también los países de la OCDE serán monitorizados por Bruselas, que podría prohibir esta práctica ante las sospechas de que estas exportaciones causan contaminación en ese Estado o no se presentan evidencias suficientes sobre la sostenibilidad en el tratamiento.

Las compañías comunitarias deberían encargar auditorías independientes sobre las instalaciones no europeas a las que envían los cargamentos para probar que sus prácticas son ecosostenibles.

Grupo Metro

Related post