Otto Reich califica de irresponsable plan de gastos propuesto por Biden

 Otto Reich califica de irresponsable plan de gastos propuesto por Biden

Otto Reich comparó el multimillonario plan que propone el Presidente con acciones realizadas en países como Argentina, que califica como «ejemplo de políticas económicas irresponsables»

“Sin precedentes e irresponsable desde el punto de vista económico”, así califica Otto Reich, exsubsecretario de Estado para el hemisferio occidental, el multimillonario plan de gastos propuesto por el presidente Joe Biden, el cual, considera, “rompe con la disciplina financiera tradicional de Estados Unidos, y no hay cómo pagarlo”.

Reich, que laboró para tres administraciones republicanas y es uno de los diplomáticos con amplia experiencia en América Latina, sostiene que Estados Unidos no puede darse el lujo de gastar 3.5 billones de dólares, que es el presupuesto del plan propuesto por el presidente Biden, calificado como “excesivo” hasta por algunos senadores del partido demócrata.

Esas diferencias mantienen empantanada la negociación entre legisladores demócratas, cuyos votos son necesarios debido que no cuentan con respaldo republicano.

La Casa Blanca ha reducido el monto del plan de gastos de 1,9 a 2,9 billones de dólares, en un intento de llegar a un acuerdo.

Entre la espada y la pared

“No sé lo que van a hacer los demócratas, están entre la espada y la pared, y la espada es de ellos mismos. El gobierno de Estados Unidos no puede darse el lujo gastar 3.5 billones en servicios, que algunos de ellos son muy buenos, pero no pueden ser pagados; es el tipo de acciones que han hecho países como Argentina, un ejemplo de políticas económicas irresponsables que ha mantenido a ese país casi en la bancarrota pese a su riqueza en recursos naturales y humanos”, afirmó Reich.

El plan de Biden tiene dos componentes: El de infraestructura y el del gasto social. El más costoso, el segundo, contempla nuevos programas familiares, la expansión de la educación gratuita, el cuidado infantil y otros puntos que la Casa Blanca llama “infraestructura humana”.

“Esa ruptura con la disciplina financiera tradicional de los Estados Unidos es la razón por la que tantos miembros del Congreso están opuestos, pero “Pelosi que ya tiene 81 años y que ha dicho que este será su último periodo en el Congreso y se va a retirar- aunque debía haberse retirado hace 20 años en mi opinión- ahora dice que este va a ser su legado. Ella piensa que es positivo, pero será un legado totalmente negativo porque no hay manera de pagarlo”.

Según los demócratas, el plan masivo de gastos no acumularía deuda y se pagará con el aumento y nuevas tasas impositivas a los ricos, a las grandes corporaciones y a los que ganan más de 400.000 dólares al año, o 450.000 por pareja.

Pero los expertos, sostienen que no es una buena estrategia para la economía realizar los multimillonarios gastos que promueve el presidente Biden, en medio de una pandemia. Argumentan que el aumento de impuestos disminuye la inversión y provoca una contracción del empleo, por lo que recomiendan reducir el gasto público y bajar impuestos para generar puestos de trabajo. Es todo lo contrario de lo que propone Biden.

Dos senadores demócratas, Kyrsten Sinema y Joe Manchin, se oponen al plan de gastos por considerarlo excesivo. En el caso de Sinema se opuso a la propuesta inicial de su partido de aumentar las tasas impositivas a los ricos que elimina los recortes de impuestos por la administración del presidente Donald Trump para aquellos que ganan más de 400.000 dólares anuales. También se opuso a elevar la tasa impositiva a las corporaciones del 21% al 28%, que propone Biden.

Los demócratas pretenden aprobar el plan de gastos mediante un mecanismo llamado reconciliación, que les permite aprobar las leyes con una minoría simple en lugar de los 60 de los 100 votos en el Senado. Por lo que los votos de Sinema y Manchin son cruciales para Biden.

Medicare

El senador Marco Rubio dijo que el plan de Biden dejaría en Bancarrota al Medicare y que el Presidente reconoció que esa es la causa por la que el senador Joe Manchin se opone, porque sería una “sobrecarga” para el Medicare, y que ese programa se «quedaría sin capacidad para mantenerse” por un número indeterminado de años.

«El presidente Biden finalmente está siendo honesto en que su plan para transformar el país realmente arruinaría el Medicare», dijo Rubio.

El senador por la Florida afirmó que el plan haría más difícil el acceso a la atención para los adultos mayores estadounidenses, “incluyendo a más de 4.6 millones de floridanos, a los servicios esenciales de atención médica de los que dependen. No hay nada gratis en el socialismo, todo el mundo sufre», subrayó Rubio.

Costo político

De acuerdo con expertos, el plan de Biden persigue promover una política clientelista de cara a las próximas elecciones de medio término en 2022 y las presidenciales en 2024, pero Reich cree que ese cálculo de los demócratas les podría resultar adverso.

“El Senado es quien va a tener el voto clave porque Pelosi controla la mayoría de la Cámara de Representantes, aun en la Cámara, sin embargo, hay miembros del partido demócrata que están muy preocupados porque si esta ley pasa, es muy posible que más demócratas de lo que ya se espera, perderán sus escaños en la elección del año próximo”.

“Ya el partido demócrata esta muy por debajo del 50% [del índice de aprobación], la aceptación del presidente Biden está entre 37 y 41%, que antes estaba en 58%. Los electores están muy cansados de todas estas locuras políticas y da la impresión de que no las han pensado bien. Francamente, la razón por la que dan esa impresión es porque es la verdad, no la han pensado bien”, aseveró el diplomático.

“La gente se preguntará y cómo es posible si el partido demócrata es un partido serio de Estados Unidos de casi 200 años. Si uno se pone a ver la experiencia que tienen los líderes del partido republicano comparado con los del partido demócrata, no estoy diciendo que el partido republicano esté lleno de genios, pero tienen muchos más miembros en el Congreso que han trabajado como empresarios, tienen experiencia con el sector privado, saben lo que es fabricar un producto, manejar un negocio, conocen dos cosas mucho más que los demócratas: Negocios y economía”, precisó.

Para Reich, hay muy pocos demócratas que conocen y que han estudiado economía.

“Lo que están haciendo es socavar las políticas económicas, eso es lo que esta viendo el pueblo norteamericano y eso es lo que me da mucha esperanza. A pesar de que la mayoría de la prensa norteamericana sigue siendo de izquierda – Trump los desquició- [ya] no están apoyando tanto a Biden porque perdieron mucha audiencia. Estaciones como CNN están por el suelo en audiencia porque se convirtieron en portavoces del partido demócrata, y no es que sigan defendiendo a Biden, pero sí los ataques son contra los republicanos para cambiar el tópico y no explicar [a los estadounidenses] cuáles son los resultados de todas estas políticas de Biden”, opinó.

Revisión de sanciones

La administración Biden anunció recomendaciones dirigidas a cambiar el uso de las sanciones económicas argumentando que el fin es que continúen siendo una “herramienta de seguridad nacional eficaz”.

Pero la medida ha creado suspicacias porque podría ser el primer paso para relajar o eliminar algunas de las sanciones lo cual podría terminar en beneficio de regímenes autoritarios.

Reich aclaró que la revisión de las sanciones realizada el Departamento del Tesoro es un proceso normal, pero también dijo que podrían ser señales de otras cosas.

“Las cinco razones que dio el Departamento del Tesoro para revisar las sanciones, no mencionan a ningún país. Esta administración no está de acuerdo con el uso generalizado de sanciones y muchas de ellas tienen razón, son lógicas”, sostiene.

Reich explicó que el interés de Estados Unidos es no usar medidas extremas como la fuerza bélica.

Países como Irán, Cuba, Nicaragua, Corea del Norte han sido sancionados por violaciones a los derechos humanos, corrupción y patrocinar el terrorismo, entre otras causas. El objetivo de las sanciones es evitar que estos regímenes tengan acceso al sistema financiero estadounidense, hacer negocios con compañías de Estados Unidos o que estén bajo su jurisdicción, y que puedan nutrirse de los fondos públicos y los préstamos internacionales para destinarlos a la corrupción y reprimir a sus pueblos.

“Hay ciertas cosas que el Tesoro dice en las que sí tienen razón, por ejemplo, que van a buscar sanciones que sean más efectivas. Por ejemplo, las sanciones que se han aplicado tienden afectar a los pueblos, eso es verdad, pero por ejemplo en el caso de África del Sur, nadie se quejó de las afectaciones que terminaron logrando un cambio del gobierno del Apartheid”, recordó.

“Los ciudadanos de África del Sur, al igual que los de Cuba, Nicaragua, y de todos los países donde hay dictaduras, están a favor de cualquier presión que se le pueda poner a esos gobernantes, para deshacerse del régimen. Eso no va a cambiar por cualquier cosa que diga un burócrata del Departamento del Tesoro. Hay cinco categorías que mencionaron. Es un cambio, pero no va a tener ningún efecto especifico, en el caso de Nicaragua no lo va a tener. Lo que están tratando de evitar es que el gobierno de Estados Unidos continue sancionando a más países porque el Tesoro no tiene el personal para manejar las sanciones”, afirmó.

Grupo Metro

Related post