Presidente de Israel pide perdón por masacre de Kafr Qasim en 1956

 Presidente de Israel pide perdón por masacre de Kafr Qasim en 1956

El presidente Yitzhak Herzog se disculpó en su nombre y en el del Estado de Israel por la masacre de ciudadanos árabes en la localidad de Kafr Qasem en 1956, recogió Haaretz.

“Inclino mi cabeza en memoria de las 49 víctimas. Inclino mi cabeza ante ustedes, sus familias, y ante los habitantes de Kafr Qasim de todos los tiempos. En mi nombre y en el del Estado de Israel, pido perdón”, expresó Herzog durante la ceremonia anual en memoria de las víctimas.

Aunque pronunció su discurso en hebreo, el presidente repitió después las disculpas en árabe.

“Les tiendo una mano solidaria y abrazadora, y rezo desde lo más profundo de mi corazón para que el Dios misericordioso y compasivo esté a su lado”, añadió, en ambos idiomas.

“Los asesinatos y las lesiones de inocentes están absolutamente prohibidos. Deben permanecer más allá de todos los argumentos políticos”, enfatizó. “En este día, 65 años después de la catástrofe, rezaremos y esperaremos que la memoria de las víctimas permanezca con nosotros como lección y brújula, y que de las profundidades del dolor brote un futuro compartido, lleno de esperanza”.

“Esta es nuestra oportunidad, como sociedad, de decir no a los prejuicios. Esta es nuestra oportunidad, como sociedad humana, de empoderar lo que tenemos en común como ciudadanos y como vecinos”, dijo Herzog el viernes. “Esto no es un decreto del destino, sino una asociación del destino. Esta es nuestra oportunidad de desarraigar la discriminación y el odio”.

La masacre de Kfar Qasim fue un acontecimiento central en la relación entre los ciudadanos árabes y el joven Estado de Israel. El 29 de octubre de 1956, la Policía de Fronteras abrió fuego contra 48 hombres, mujeres y niños árabes israelíes por violar un toque de queda en tiempo de guerra en la aldea de Kafr Qasim. Entre ellos, una mujer embarazada. Su feto se cuenta en el pueblo como la 49ª víctima de asesinato.

La Corte Suprema dictaminó posteriormente que, aunque los agentes se limitaron a cumplir órdenes, la directiva de disparar a los infractores fue inmoral e ilegal. Los policías fueron condenados a penas de prisión, aunque todos fueron indultados y liberados al cabo de un año.

Durante su intervención, Herzog apoyó la inclusión de la masacre en el programa de estudios “de forma organizada”.

“En todo el Estado de Israel, los alumnos escuela, miembros de movimientos juveniles, soldados, comandantes y oficiales de las FDI y todas las fuerzas de seguridad aprenden sobre este terrible acontecimiento y las lecciones aprendidas”, dijo.

Varios exfuncionarios del gobierno israelí se han unido a la conmemoración de la masacre en Kafr Qasim a lo largo de los años. En 2014, el entonces presidente Reuven Rivlin condenó la masacre durante la ceremonia anual.

En 2007, el expresidente Shimon Peres se disculpó durante una visita a Kafr Qasim. El exministro de Educación, Yossi Sarid, se disculpó y promovió el tema en el plan de estudios israelí.

Un proyecto de ley presentado por la Lista Conjunta de partidos mayoritariamente árabes, que habría reconocido oficialmente la masacre y la habría añadido al plan de estudios, fue rechazado en la Knéset esta semana.

La resolución dividió a los legisladores árabes. El ministro de Cooperación Regional, Isawi Frej, residente de Kafr Qasem, quien perdió a su familia en la masacre, acusó a la Lista Conjunta y a su la legisladora Aida Touma-Suleiman, que presentó el proyecto de ley, de “explotar nuestro dolor por unos cuantos votos”.

Grupo Metro

Related post