Bolivia: comenzó el primer juicio contra Jeanine Áñez y así se vivió en La Paz

 Bolivia: comenzó el primer juicio contra Jeanine Áñez y así se vivió en La Paz

Frente al Centro Penitenciario de Miraflores, donde está detenida Jeanine Áñez, y ante el Tribunal encargado de juzgarla se armaron manifestaciones en las cuales reclamaron 30 años de cárcel para la expresidenta. Pero si es hallada culpable, sería condenada hasta a 10 años.
Finalmente comenzó el primero de los juicios contra la expresidenta Jeanine Áñez (2019-2020) por los delitos cometidos en el marco de su asunción, luego del derrocamiento de Evo Morales.
En la mañana de este 4 de abril se presentó —vía virtual— en silla de ruedas junto a su abogada Norka Cuéllar, desde el Centro Penitenciario Femenino del barrio paceño de Miraflores, con cara de que no disfrutaba estar en esa situación.
En la puerta de la cárcel se reunieron decenas de personas, quienes entonaban cantos contra la expresidenta y eventualmente hacían estallar petardos, lo cual dificultaba a la expresidenta escuchar todo lo que se decía.

Manifestantes reclaman justicia en el primer juicio a Jeanine Áñez en Bolivia - Sputnik Mundo, 1920, 05.04.2022

De todos modos, solamente se trataba del planteo de incidentes y excepciones por parte de los abogados de los procesados: Áñez, siete exjefes militares, así como el exjefe policial Yuri Calderón, que fue declarado «en rebeldía», lo mismo que tres exmilitares, cuyos paraderos se desconocen desde la recuperación de la democracia, en noviembre de 2020.
Los jueces transmitían desde el Tribunal Primero de Sentencia Anticorrupción, a 15 cuadras del presidio donde se encuentra Áñez desde hace más de un año.
En las calles del centro paceño se repetía la escena de la cárcel de Miraflores: decenas de personas con carteles exigiendo 30 años de prisión para Áñez, reventando cohetes y cantando contra la exautoridad.
«Estamos en un mitin de protesta, en rechazo al genocidio realizado por el Gobierno de facto luego del golpe de Estado de 2019. Estamos reclamando justicia pronta por las masacres de Sacaba [15 de noviembre de 2019], Senkata [19 de noviembre de 2019], El Pedregal y Ovejuyo [11 de noviembre de 2019]», dijo a Sputnik Juan Carlos, uno de los manifestantes.

«Somos ciudadanos activos autoconvocados. Estuvimos toda la mañana atentos a la retoma de la audiencia de la señora, de la cheta Áñez, como le llamamos nosotros. Esperamos que no se vuelvan a postergar las audiencias. Y esperaremos aquí hasta las últimas consecuencias, sin claudicar», aseguró.
Y tenía razón, porque las y los manifestantes se mantuvieron firmes bajo una fría tormenta que ocupó la mañana paceña.
«No vamos a claudicar. Pedimos un castigo justo de 30 años de cárcel para la cheta Áñez. Aunque hemos observado varias irregularidades de parte de la justicia», comentó.
«Esto no es venganza/ Esto es justicia», coreaban decenas de mujeres y hombres alrededor.

El juicio que comenzó luego de dos intentos se denomina Golpe de Estado II, que se refiere a las circunstancias en las cuales fue investida como presidenta, a pesar de que no le correspondía esa función, como segunda vicepresidenta del Senado.
La firma del decreto 4078, que avaló las masacres cometidas en Senkata (La Paz) y Sacaba (Cochabamba), entre otras, será parte del caso Golpe de Estado I, cuya fecha de inicio aún no fue determinada.
El juicio debía comenzar el 17 de febrero, pero aquella vez la expresidenta se descompensó en plena sesión de Zoom. El pasado 28 de marzo nuevamente se trató de tener la primera audiencia, pero una crisis nerviosa le impidió a Áñez estar al tanto de lo que discurrirían jueces, fiscales, abogados.
«Justicia»
En las manifestaciones se quejaban de la poca cobertura que tenían por parte de los medios locales. Para Juan Carlos «no es de extrañar, son los mismos medios que callaron ante las masacres», además que daban cabida a la versión del entonces ministro de Gobierno, Arturo Murillo, actualmente preso en Estados Unidos por un caso de corrupción cometido durante su periodo al mando de la Policía Nacional.
Enfundada en un ponchillo para lluvia amarillo, Mauge dijo a Sputnik: «Estamos pidiendo justicia y cárcel para la autoproclamada expresidenta Áñez, por las masacres que realizaron, que dejaron a tantas familias huérfanas. La gente está reclamando justicia. Pedimos 30 años de cárcel», tal la frase que se repetía en sus carteles, algo mojados por la lluvia.
La manifestante indicó que este juicio trata sobre «cómo ha entrado a la Casa de Gobierno, cómo se ha autoproclamado ella presidenta. Y de ahí se ha desencadenado toda esta serie de asesinatos que se han cometido».
Según Mauge, «hay la esperanza de que más adelante se la juzgue por los crímenes de las masacres. Tiene que haber justicia», reclamó.
Sobre las recurrentes descompensaciones de la expresidenta, sostuvo que «ella es una mañuda [persona que engaña en su propio beneficio]. Ella quiere retardar la justicia, por eso se ha descompensado supuestamente».
Áñez, detenida desde marzo de 2021, fue acusada de terrorismo, sedición y conspiración, según consta en el caso Golpe de Estado I, por el cual se ordenó tenerla seis meses en encarcelamiento preventivo.
En este juicio, por el cual se pidió seis meses más de detención, se la acusa de haber cometido resoluciones contrarias a la Constitución, así como de incumplimiento de deberes.

Grupo Metro

Related post