Cómo cultivar aloe vera en casa y aprovechar todas sus propiedades para la piel

 Cómo cultivar aloe vera en casa y aprovechar todas sus propiedades para la piel

Es una planta muy utilizada para tratar afecciones de la piel como el acné o las quemaduras y, además, es muy fácil de cultivar en el hogar.

El aloe vera o sábila es una planta que, popularmente, ha sido elevada a la categoría de milagrosa gracias a su gran número de propiedades curativas, lo que la convierten en indispensable en el hogar. Tanto es así que sus beneficios no solo se limitan a nivel de salud, sino que también mantiene un agradable ambiente en el hogar.

En cuanto a su papel en el cuidado de la piel, tiene un poder antiinflamatorio y reparador de tejidos que la han convertido en una planta base de muchas cremas y máscaras que eliminan las impurezas de la dermis. La mayoría de estos beneficios se asocian al gel, producto que se extrae de las hojas carnosas del aloe vera, una planta muy fácil de mantener y de la que se puede sacar mucho provecho.

¿Cuáles son los beneficios del aloe vera para la piel?
Estas son algunas de las aplicaciones terapéuticas a las que puede ser destinado el aloe vera:

Hidrata en profundidad: el 99% de su composición es agua. Gracias a su fácil penetración, regula el pH y hace que la piel esté suave e hidratada. Todo esto sin engrasarla, por lo que las personas con piel grasa lo pueden utilizar sin ningún tipo de problema.
Antiinflamatorio: es un gran remedio para tratar irritaciones, alergias dermatológicas y picaduras de insectos. Esto es debido a su contenido en lactato de magnesio, que reduce la producción de histamina, lo que ayuda a disminuir el picor de la piel.
Antioxidante: neutraliza los radicales libres, los cuales son uno de los principales causantes del envejecimiento prematuro de la piel.
Cicatrizante: la lignina que contiene penetra en la piel hasta las capas más profundas para regenerar los tejidos.
Eficaz contra las quemaduras: de acuerdo con la Clínica Mayo, la aplicación del gel de sábila acorta la duración de la cicatrización de la herida en las quemaduras de primer y segundo grado.
Reduce el acné: las propiedades de los ácidos crisofánico, cinámico y del acemanano tienen efectos beneficiosos sobre esta afección de la piel.
Protege el cabello: el mismo estudio del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria sugiere que, si se utiliza tras el lavado y se deja actuar durante unos 10 minutos, proporciona fortaleza y brillo al cabello.
En ocasiones, esta planta también se utiliza en forma de zumo oral para tratar problemas digestivos como el estreñimiento, pero este uso debería ser prescrito por un médico, ya que advierten que, consumido en exceso, podría ser perjudicial para la salud.

Tener a mano una planta de aloe vera es muy recomendable por su poder antiinflamatorio y reparador de tejidos

Cómo cultivar aloe vera en casa
Esta opción es altamente recomendable ya que, con el hecho de tener una planta de aloe vera en casa, se logra mantener el ambiente del hogar saludable y, además, tener a mano un remedio natural idóneo para la salud de la piel. Puede ayudar a limpiar el aire y a reducir los agentes contaminantes que hay en el entorno, tal como señala un estudio realizado por la NASA, en el que se afirma que colocar la sábila en entornos cerrados mejora la calidad del aire y reduce la radiación. Estos son los pasos que se deben seguir para cultivarlo en casa:

• El aloe vera debe plantarse en una zona que no sea ni muy fría ni muy caliente y evitar los espacios húmedos.
• Es aconsejable que la maceta sea de barro o de terracota porque ayudará a que el agua drene fácilmente.
• Las estaciones más recomendadas para cultivarlo son otoño y primavera.
• Se aconseja plantar la sábila de los brotes de otras plantas, de los esquejes, ya que las semillas son más difíciles de encontrar.

El aloe vera debe plantarse en una zona que no sea ni muy fría ni muy caliente

Una vez plantado, hay que tener en cuenta estos consejos para un correcto cuidado:

• En cuanto al riego, hay que dejar que la tierra de la planta se seque completamente antes de volver a regarla, aproximadamente cada dos semanas.
• El aloe vera necesita que le toque la luz del sol y no debe estar nunca por debajo de 0º.

Grupo Metro

Related post