Crudo informe de la UCA: el 65% de los niños es pobre en Argentina

 Crudo informe de la UCA: el 65% de los niños es pobre en Argentina

El Observatorio de la Deuda Social publicó un informe de avance que revela datos sobre el crecimiento de la pobreza durante la pandemia y pospandemia.

La Universidad Católica Argentina (UCA) dio a conocer un crudo informe que refleja la realidad de una gran parte de la población de Argentina, entre ellos, los niños de 0 a 17 años. Al finalizar las entrevista sobre miles de hogares de todo el país, se determinó que el 65% de los niños es pobre. La cifra viene aumentando drásticamente desde el 2017, cuando esta marcaba el 44%.

La evolución de las tasas de indigencia que reveló el informe de avance también mostró resultados alarmantes. Si bien bajó levemente su porcentaje con respecto al año pasado, se determinó que el 43,8% de los hogares argentinos es pobre, del cual un 8,8% están en condiciones de indigencia. Asimismo, el estudio determinó que, de 2010 a 2021, el 29,6% de la población experimentó una pobreza crónica, de manera que no pudo salir de esa situación económica. Por otro lado, solo el 36,6% nunca fue pobre.

Con respecto a la evolución de la autopercepción de ingresos adecuados, las cifras no han variado mucho con respecto a otros años, aunque siguen arrojando conclusiones bastante negativas. El 48% de los entrevistados indicó que no les alcanza el o los salarios que ingresan a sus hogares, mientras que el 43,5% manifestó que les alcanza, pero que les resulta imposible ahorrar. Solo un 8,4% señaló que son suficientes sus ingresos y que pueden ahorrar.

Por otra parte, la UCA evaluó las carencias no monetarias en los hogares. Para su evaluación, se tuvieron en cuenta seis aspectos: alimentación y salud, vivienda digna, accesos educativos, acceso a servicios básicos (luz, agua, gas, cloacas), acceso a un medioambiente saludable y empleo y seguridad social. Las carencias exceden al porcentaje de pobreza. Un 66,4% de la población entrevistada tiene, al menos, una carencia, mientras que el 30,6% tiene más de tres carencias.

La desigualdad en el empleo es un marcador importante para las diferencias socioeconómicas. El 73% de las personas que están por debajo de la línea de pobreza son trabajadores marginales y el 53,7% son trabajadores integrados. La brecha comienza a expandirse cuando se la compara con el trabajador medio no profesional y profesional. El 15% de los no profesionales son pobres, mientras que el 1,2% de los profesionales terminan de conformar el porcentaje.

Algunas conclusiones
Las conclusiones del Observatorio de Deuda Social son drásticas. Se determinó que “los programas sociales y las asistencias alimentarias no fueron suficientes para compensar el deterioro del bienestar durante el escenario COVID19. La reactivación económica ha producido un aumento en la demanda de empleo, pero se ha registrado una caída del ingreso real”.

Otro problema que se debe resolver es el cambio de políticas estructurales en beneficio de emprendedores y pequeños productores: “los avances segmentados en materia de infraestructura social dan cuenta de problemas socio-económicos acumulativos que requieren de cambios estructurales. Este proceso de segmentación afecta principalmente al sector informal, a los trabajadores de PyMes y a los trabajadores independientes”.

 

Grupo Metro

Related post