EEUU y UK repatrían a sus diplomáticos en Ucrania y Biden valora el envío de tropas

 EEUU y UK repatrían a sus diplomáticos en Ucrania y Biden valora el envío de tropas

Estados Unidos ordenó este domingo la salida de Ucrania de las familias de los empleados en su embajada en el país, y autoriza la marcha del personal no esencial ante la «amenaza continuada de una acción militar por parte de Rusia» y recomendó a todos los estadounidenses que se encuentren en Ucrania que salgan del país. Horas después, Reino Unido también empezó a retirar a algunos miembros del personal de su embajada, según informó este lunes el Ministerio británico de Asuntos Exteriores. Asimismo, según apuntó «The New York Times», Biden está considerando desplegar varios miles de tropas estadounidenses, así como buques de guerra y aviones, a los aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el Báltico y Europa del Este.

«Hay informes de que Rusia está planeando una acción militar significativa contra Ucrania y las condiciones de seguridad», particularmente en las fronteras de Ucrania, en Crimea y en las zonas del este de Ucrania controladas por Rusia, son «impredecibles» y se pueden «deteriorar» sin aviso, advirtió el departamento de Exteriores estadounidense, de acuerdo a lo reseñado por El Confidencial.
Subraya, además, que los estadounidenses deben ser conscientes de que una acción militar rusa en cualquier punto de Ucrania puede «impactar seriamente a la Embajada de Estados Unidos» y su capacidad para prestar servicios consulares.

Por eso, ha insistido en que los estadounidenses que se encuentren en el país «deberían salir utilizando el transporte comercial o de cualquier otra opción privada disponible». El Departamento de Estado ha pedido a todos los estadounidenses que se registren en su web para casos de crisis como el actual para poder contactar con ellos en caso de que sea necesario.

Por su parte, Ucrania lo consideró como una medida «prematura» y de «excesiva cautela». En un comunicado, el portavoz del Ministerio de Exteriores ucraniano, Oleg Nikolenko, ha señalado que Kiev «tomó nota» de la medida tomada por el Departamento de Estado de EEUU, en la que también recomienda a todos los estadounidenses que se encuentren en Ucrania que salgan del país.

«Respetando el derecho de los Estados extranjeros a garantizar la seguridad de sus misiones diplomáticas, consideramos prematura tal medida por parte estadounidense y una manifestación de excesiva cautela», apuntó el portavoz.
Rusia calificó de «rara y poco inteligente» la agenda de Estados Unidos, al comentar la decisión de Washington de evacuar a las familias de sus diplomáticos. «La agenda político-informativa de ellos (Estados Unidos) es rara, poco inteligente», sostuvo este lunes la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, en declaraciones a la emisora de radio Eco de Moscú. Además, achacó este 24 de enero a Estados Unidos y la OTAN la responsabilidad de la escalada de tensión. «La escalada de tensión obedece a las acciones informativas y concretas que emprenden Estados Unidos y la OTAN», afirma el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria.

Despliegue de tropas
Según informan funcionarios de la Administración a «The New York Times», el presidente de EEUU está considerando desplegar miles de tropas, buques de guerra y aviones a los aliados de la OTAN en el Báltico y Europa del Este, una expansión de la participación militar estadounidense en medio de los crecientes temores de una incursión rusa en Ucrania. La medida marcaría un giro importante para Casa Blanca, que hasta hace poco estaba adoptando una postura moderada sobre Ucrania, por temor a provocar que Rusia invadiera. Pero, a medida que Moscú intensificó sus acciones amenazantes y las conversaciones entre funcionarios estadounidenses y rusos no han logrado desanimarlo, la Administración ahora se está alejando de su estrategia de no provocar.

En una reunión el sábado, altos funcionarios del Pentágono le presentaron a Biden varias opciones que acercarían mucho más los activos militares estadounidenses a las puertas de Rusia. Las opciones incluyen el envío de 1.000 a 5.000 soldados a los países de Europa del Este, con el potencial de aumentar ese número 10 veces si las cosas se deterioran.

Más sanciones
El diario estadounidense apunta también que Biden amenaza con usar un control de exportación novedoso para dañar las industrias rusas estratégicas, desde la inteligencia artificial y la computación cuántica hasta la industria aeroespacial civil, si Moscú invade Ucrania, según los mismos funcionarios de la Administración.

La Administración también puede decidir aplicar el control de manera más amplia de una manera que podría privar a los ciudadanos rusos de algunos teléfonos inteligentes, tabletas y consolas de videojuegos, dijeron los funcionarios. Estas medidas ampliarían el alcance de las sanciones estadounidenses más allá de los objetivos financieros al despliegue de un arma utilizada solo una vez antes, para casi paralizar al gigante tecnológico chino Huawei.

La UE no sigue la acción de EEUU
En esta ocasión, la maniobra estadounidense no ha encontrado réplica en el escenario europeo. La Unión Europea no reducirá el personal de su embajada en Ucrania, de acuerdo con el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell. «No haremos lo mismo, porque no tenemos ninguna razón específica (…). No creo que tengamos que dramatizar en tanto que las negociaciones continúan y están continuando. No creo que tengamos que abandonar Ucrania», dijo Borrell a su llegada a la reunión que los ministros de Exteriores de la UE celebran este lunes en Bruselas. Los jefes de la diplomacia europea mantendrán una reunión telemática con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en las que les explicará su reunión del viernes con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, y los motivos por los que ha ordenado reducir el personal de la embajada estadounidense en Kiev.

Pese a la llamada de calma de Borrell, las tensiones en torno a Ucrania se están sintiendo en todos los gobiernos europeos. Este fin de semana, el jefe de la Marina alemana Kay-Achim Schönbach se vio obligado a dimitir de su cargo tras unas controvertidas declaraciones en las que afirmó que «la península de Crimea se fue y ya no volverá», calificó de «absurdo» que Rusia quiera apropiarse partes de Ucrania y aseguró que el presidente ruso, Vladimir Putin, lo único que quiere es «respeto de igual a igual». «Y, por Dios, no cuesta casi nada, no cuesta nada mostrarle respeto a alguien. Si se me preguntara a mí, es fácil darle el respeto que exige y que, probablemente, también merezca», agregó Schönbach, provocando que el Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano convocara a la embajadora alemana en Kiev, Anka Feldhusen. Tras su renuncia, el jefe de la legación ucraniana en Alemania, Andrij Melnyk, calificó la dimisión de insuficiente. En tanto, en una entrevista a la edición dominical de este mismo diario, el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, expresó su decepción por la negativa de Alemania a autorizar el suministro de armas defensivas a Ucrania, «sobre todo en la situación actual».

Grupo Metro

Related post