El debate sobre el aborto en Chile ocupa un lugar clave en la reforma de la Constitución

 El debate sobre el aborto en Chile ocupa un lugar clave en la reforma de la Constitución

La divisiva batalla de Chile por el derecho al aborto podría tener un papel central en la planeada nueva constitución del país andino después de que una asamblea votara a favor de aprobar parte del proyecto de texto que insta al Estado a garantizar los derechos reproductivos de las mujeres.

Una semana después de que miles de mujeres marcharan por las calles de Santiago en el Día Internacional de la Mujer, la asamblea constituyente de Chile votó para incluir los derechos reproductivos, incluida «una interrupción voluntaria del embarazo» en el proyecto de constitución.

Luchando hasta las lágrimas antes de la votación del martes, la constituyente Loreto Vidal tomó la palabra para hablar sobre cómo murió su madre debido a un aborto séptico.

“Intentan dividirnos entre los que están a favor de la vida y los que aparentemente están a favor de la muerte”, dijo Vidal.

“Toda persona tiene derecho a la libertad, entendida como la libre determinación de su personalidad, de su proyecto de vida, de su identidad y de la autonomía sobre su cuerpo”.

Aunque históricamente conservador con una fuerte influencia de la Iglesia Católica, América Latina ha visto expandirse el derecho al aborto en los últimos años con México, Argentina y Colombia.

El Congreso de Chile, sin embargo, rechazó en noviembre un proyecto de ley que buscaba ampliar el acceso legal al aborto. La terminación es legal para las mujeres en condiciones en las que su vida estuvo en peligro, un feto inviable o cuando un embarazo resultó de una violación.

Chile se convertiría en el primer país latinoamericano en tener el derecho al aborto consagrado en su constitución si el nuevo texto es aprobado en referéndum a finales de este año. Reemplazaría a uno que data de la dictadura de Augusto Pinochet hace décadas.

La medida no ampliaría automáticamente los derechos de aborto legal, dijo Carla Navea, madre de tres niñas de la ciudad norteña de Antofagasta, pero marcaría un paso adelante para las futuras generaciones de mujeres chilenas.

“Como mujer y madre de tres niñas, esto significa que dejaremos de ser ciudadanas de segunda”, dijo Navea. “El poder de decidir por nosotros mismos es lo más importante”.

Si bien la asamblea constituyente de Chile está compuesta predominantemente por miembros de izquierda e independientes, el Congreso está dividido y podría ser un factor limitante para la nueva Constitución y los objetivos progresistas del nuevo presidente izquierdista Gabriel Boric.

«(El Congreso) es bastante parejo cuando se trata de protección o no protección, acceso o no acceso», dijo Danitza Pérez, directora de una asociación de abogadas feministas en Chile.

“Lo que hace la Constitución en este caso es hacer un marco de derechos sexuales y reproductivos que tienen que ser desarrollados a nivel legal”.

Información de Alexander Villegas y Natalia Ramos; Editado por David Gregorio

Grupo Metro

Related post