El uso del Agente Naranja en Vietnam: solo unidos se puede aliviar el sufrimiento de generaciones

 El uso del Agente Naranja en Vietnam: solo unidos se puede aliviar el sufrimiento de generaciones

La guerra química de 10 años emprendida por EEUU en Vietnam es la más catastrófica de la historia de la humanidad. Durante 61 años, Vietnam ha intentado superar sus consecuencias. La Asociación de Víctimas del Agente Naranja/Dioxina de Vietnam (VAVA) ayuda a los afectados y representa sus intereses en la lucha por justicia.
El vicepresidente y secretario general de VAVA, el teniente general Dang Nam Dien, indicó a Sputnik que la asociación lleva 18 años apoyando a las víctimas del Agente Naranja.
«En los últimos 18 años, VAVA ha recaudado más de 30.000 millones de dong [unos 1.300.000 dólares] y ha construido 26 centros de rehabilitación y atención a las víctimas del Agente Naranja. También creamos puestos de trabajo, impartimos formación profesional y les proporcionamos medios de subsistencia», explicó Dang Nam Dien.

La asociación también se centra en la participación de voluntarios y organizaciones sociopolíticas para ayudar a los afectados. El secretariado del Comité Central del Partido Comunista ha dado instrucciones a los comités del partido a todos los niveles para que tomen la iniciativa en el tratamiento de los efectos de los productos químicos utilizados en la guerra de Vietnam, y VAVA ha estado supervisando la aplicación de la directiva por los órganos del partido en todo el país.
«Las víctimas del Agente Naranja reciben préstamos a bajo interés para iniciar sus propios negocios y trabajar de forma productiva. Existe un programa para proporcionar alojamiento gratuito a las familias de las víctimas en situaciones especialmente difíciles. Hay programas de desintoxicación gratuitos todos los años. VAVA da dinero para medicamentos a todas las víctimas del Agente Naranja que acuden al centro», detalló Nguyen Thang Long, director del Centro de Bienestar de las Víctimas del Agente Naranja/Dioxina en Vietnam situado en el distrito de Thach That, Hanói.

Agregó que VAVA lucha activamente por justicia para las personas afectadas y organiza juicios contra empresas químicas en los Estados Unidos, pero nunca se termina.
Por ejemplo, una demanda interpuesta por Tran Thi To Nga, una mujer francesa de origen vietnamita, contra las empresas químicas estadounidenses que produjeron dioxina para su uso por el Ejército estadounidense durante la guerra de Vietnam. Aunque el juicio duró siete años, el caso no se completó. Tran Thi Tho Nga siguió demandando a los tribunales superiores de París.
«Entendemos que este es un proceso muy largo. Así que en un futuro próximo tenemos la intención de unirnos al Consejo Mundial de la Paz, a la Asociación Mundial de Juristas Demócratas y a otras organizaciones amantes de la paz, como el Consejo Japonés contra las Bombas Atómicas y de Hidrógeno», explicó Dang Nam Dien.
El vicepresidente y secretario general de la VAVA añadió que la acción del Agente Naranja tiene un grave impacto en el medioambiente.
«La pulverización repetida durante un largo período de tiempo de un gran volumen de Agente Naranja venenoso ha tenido un impacto grave y duradero en el medioambiente, los ecosistemas y la salud humana. En los últimos años, VAVA ha cooperado con el Centro Tropical Vietnamita-Ruso en materia de desintoxicación e investigación. Ahora las concentraciones de dioxinas siguen siendo altas o muy altas, especialmente en los alrededores de los aeropuertos de Da Nang, Bien Hoa y Phucat, donde se almacenaron, mezclaron y destruyeron los defoliantes tóxicos durante la guerra. Esperamos seguir cooperando con el Centro Tropical Vietnamita-Ruso en un futuro próximo en la descontaminación de lugares contaminados por dioxinas en Vietnam», afirmó.

El vicepresidente de la VAVA esbozó los planes inmediatos de la asociación.
«En primer lugar, seguiremos difundiendo los efectos de los pesticidas y animando a los organismos gubernamentales y de los partidos a prestar más atención a las víctimas. En segundo lugar, seguiremos coordinando la investigación sobre el número de heridos del Agente Naranja, especialmente de la tercera y cuarta generación», declaró.
Según Dang Nam Dien, el Gobierno vietnamita acaba de revisar la Ordenanza del Mérito, pero aún no incluye medidas para ayudar a las víctimas del Agente Naranja de tercera generación. «Pediremos en breve a los organismos gubernamentales competentes y a la Asamblea Nacional que resuelvan esta cuestión lo antes posible», aseguró.
Señaló que todavía quedan algunos puntos por corregir en la aplicación de medidas para la gente afectada del Agente Naranja, especialmente las que participaron en la guerra de la Resistencia.
«Por ejemplo, las personas que ayudan a las familias con varios deudos no tienen estatus oficial ni derechos. El seguro es voluntario, como el seguro de enfermedad. Queremos que tengan voz y voto en el debate y la aplicación de las medidas gubernamentales. Si una víctima del Agente Naranja tiene un padre fallecido, debe ser acogida por el Estado, no por la sociedad, como ocurría en el pasado. Son cuestiones en las que VAVA debería participar activamente», subrayó.
La movilización de recursos es también un reto importante al que se enfrenta VAVA en un futuro próximo, especialmente las empresas. A pesar de los numerosos esfuerzos, en los dos años de la pandemia, los resultados han disminuido.
«Por ello, nos esforzamos por introducir nuevas formas de actividades, por ampliar el alcance de las campañas, la cooperación con las empresas y los benefactores, especialmente las pequeñas y medianas empresas, prestando especial atención a los jóvenes apasionados por el trabajo voluntario», subrayó el vicepresidente de la asociación.
Ahora, las secciones de la Asociación de Víctimas del Agente Naranja/Dioxina de Vietnam, dirigidas en su mayoría por veteranos de guerra, están activas en las 63 provincias y ciudades centrales del país, así como en más de 600 distritos y más de 6.000 municipios.

Grupo Metro

Related post