Grupo de derechos humanos presenta una demanda en Alemania contra el ejército de Myanmar

 Grupo de derechos humanos presenta una demanda en Alemania contra el ejército de Myanmar

Un grupo de derechos humanos y 16 personas de Myanmar presentaron una denuncia penal en Alemania para castigar a los generales de Myanmar por genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad que presuntamente se cometieron en ese país después de su toma del poder en 2021 y durante una ofensiva de 2017 contra la minoría musulmana rohingya.

Fortify Rights, un demandante en el caso anunciado el martes en Bangkok, dijo que «los individuos responsables de crímenes relacionados con ambos aún no han rendido cuentas».

Ines Peterson, portavoz de la oficina del fiscal federal de Alemania, confirmó que la denuncia legal había sido recibida, pero dijo que no podía dar más detalles de inmediato. La oficina tendría que decidir si presenta una acusación antes de que el asunto pueda ir a la corte, un proceso potencialmente largo.

Las acciones de los generales de Myanmar también están siendo investigadas por la Corte Penal Internacional y en un caso de genocidio en la Corte Internacional de Justicia, también conocida como la Corte Mundial.

Los activistas que buscan rendición de cuentas también han presentado casos en tribunales nacionales en Argentina, Turquía y ahora también Alemania, bajo el concepto de jurisdicción universal.

El principio legal permite el enjuiciamiento por atrocidades masivas independientemente de la ubicación o nacionalidad cuando los delitos son tan graves que representan crímenes contra toda la comunidad internacional, dijo Matthew Smith, director ejecutivo y cofundador de Fortify Rights.

«Una investigación y posterior enjuiciamiento de estos crímenes bajo la ley alemana serviría para castigar a aquellos que han cometido los crímenes más graves, prevenir futuros crímenes por parte de perpetradores en Myanmar y señalar a otros posibles perpetradores en Myanmar y en otros lugares que no se puede evitar la rendición de cuentas por crímenes atroces», dijo Fortify Rights en un comunicado.

La denuncia fue presentada días antes del aniversario de la toma del poder por parte de los militares el 1 de febrero de 2021 de un gobierno electo liderado por Aung San Suu Kyi, quien ahora cumple una sentencia de prisión de 33 años por presuntos delitos que se cree que fueron inventados para legitimar el gobierno militar. La denuncia alemana también se produce más de cinco años después de la brutal operación de contrainsurgencia de 2017 llevada a cabo por las fuerzas de seguridad de Myanmar contra la minoría musulmana rohingya del país.

Alrededor de 740.000 rohingyas huyeron al vecino Bangladesh después de que sus aldeas fueran quemadas y se convirtieran en blanco de violaciones y asesinatos en masa. El ejército está acusado de llevar a cabo atrocidades similares contra personas en todo Myanmar que se opusieron a la toma del poder del ejército en 2021 y buscaron un retorno a la democracia, finalmente tomando las armas cuando sus protecciones pacíficas fueron anuladas con fuerza letal.

Alrededor de la mitad de las 16 personas que presentaron la denuncia alemana son víctimas de la brutalidad contra los rohingya y los demás sufrieron abusos cometidos después de la toma del poder por parte del ejército en 2021.

Según Fortify Rights, estos últimos incluyen estudiantes, académicos, agricultores, ex jefes de aldea y amas de casa, y son de múltiples grupos étnicos.

Una de las demandantes es una mujer rohingya de 51 años que perdió a miembros de su familia y fue herida por soldados, según Fortify Rights, que no reveló su nombre.

La aldea de la mujer fue ingresada por soldados y una turba de civiles no rohingya que impidieron que los residentes se fueran mientras quemaban casas, dijo el grupo. Dijo que individuos bajo el control de los militares violaron a su nuera mientras estaba al alcance del oído y mientras los soldados la golpeaban en una habitación adyacente.

«El ejército de Myanmar mató a siete miembros de su familia en el ataque a su aldea y, en un incidente separado, la cortó con un cuchillo, dejando cicatrices permanentes», dijo Fortify Rights. Dijo que «fue testigo de montones de cadáveres de civiles rohingya en su aldea y soldados militares apuñalando, golpeando y matando a numerosos hombres y niños rohingya. Los soldados mataron a un niño mientras les rogaba que bebieran agua».

La denuncia presentada el viernes ante la oficina del fiscal federal de Alemania «incluye evidencia sustancial que muestra que altos funcionarios de la junta militar ejercieron una responsabilidad superior sobre los subordinados que cometieron crímenes, sabían sobre los crímenes de sus subordinados y no tomaron ninguna medida para evitar que ocurrieran los crímenes y castigar a los perpetradores», dijo Fortify Rights.

El grupo dijo que la evidencia presentada en la denuncia incluye entrevistas con sobrevivientes, documentos filtrados e información de desertores militares y policiales de Myanmar, e informes previos compilados por investigadores de la ONU y otras partes.

Los tribunales alemanes que aplican el principio de jurisdicción universal han obtenido en los últimos años condenas en casos de tortura llevados a cabo en prisiones sirias y crímenes cometidos por miembros del grupo Estado Islámico.

En noviembre de 2021, los tribunales de Argentina acordaron investigar las denuncias de genocidio y crímenes de lesa humanidad contra altos funcionarios de Myanmar bajo el principio de jurisdicción universal. La Organización Rohingya del Reino Unido, con sede en Londres, había presentado su cumplimiento ante los tribunales en 2019.

Hubo precedentes de 2010, cuando un tribunal en Argentina investigó denuncias de abusos contra los derechos humanos durante la Guerra Civil española de 1936-1939, así como durante el régimen de Francisco Franco y los dos años transcurridos entre la muerte del dictador en 1975 y las primeras elecciones democráticas.

En marzo del año pasado, el Proyecto de Rendición de Cuentas de Myanmar, una organización no gubernamental, presentó una queja en un tribunal turco contra los líderes militares de Myanmar por el uso de la tortura desde su toma del poder en 2021, alegando que la práctica se ha vuelto «generalizada y sistemática». El grupo internacional con sede en Londres está llevando a cabo varias acciones legales contra el gobierno militar.

 

Grupo Metro

Related post