LA ATERRADORA HISTORIA DE KRAMPUS, EL ANTI-PAPÁ NOEL QUE CASTIGA A LOS NIÑOS TRAVIESOS DURANTE LA NAVIDAD

 LA ATERRADORA HISTORIA DE KRAMPUS, EL ANTI-PAPÁ NOEL QUE CASTIGA A LOS NIÑOS TRAVIESOS DURANTE LA NAVIDAD

CON APARIENCIA COMBINADA ENTRE CABRA Y DEMONIO, EL LEGENDARIO KRAMPUS HA ATERRORIZADO A LOS NIÑOS EN EUROPA DURANTE SIGLOS. CONOCE LOS INQUIETANTES ORÍGENES DE ESTA PERTURBADORA HISTORIA NAVIDEÑA.

Cuentan que tras la tarde del 5 de diciembre, viene una noche llamada ‘Krampusnacht’ (la noche del Krampus, en alemán). Generalmente, lo escucharás acercarse, ya que los suaves pasos de su pie humano desnudo se alternan con el chasquido de su pezuña hendida.

Y cuando lo veas, notarás instantáneamente que está armado con ramas de abedul, que usa para golpear a los niños traviesos. Su nombre es Krampus, y es el terror de Austria y la región alpina durante la época de Navidad.

Pero, ¿quién es Krampus? ¿Por qué se le conoce como el anti-Santa? ¿Y cómo surgió esta inquietante leyenda?

KRAMPUS ¿LA CONTRAPARTE MALVADA DE SAN NICOLÁS?
Si bien la descripción de la apariencia de Krampus varía de una región a otra, algunas cosas siguen siendo coincidentes: se dice que tiene cuernos diabólicos puntiagudos y una lengua larga parecida a la de una serpiente. Su cuerpo está cubierto de piel áspera y parece un cruce entre cabra y demonio.

Su cuerpo y brazos están atados con cadenas y campanas, y lleva un gran saco o canasta a la espalda para llevarse a los niños traviesos.

 

Krampus llega a la ciudad la noche anterior a la fiesta de San Nicolás y visita todas las casas para repartir sus castigos. Si el niño tiene suerte, es posible que lo golpee con una rama de abedul. Si no es así, acabará dentro de su saco.

Después de eso, cada destino es una incógnita. Las leyendas sugieren que tal vez se coma a los niños como bocadillo, los ahogue en un río o incluso los dejen en el infierno.

En ocasiones, Krampus está acompañado por San Nicolás, quien se centra en repartir regalos a los niños que se portan bien y luego deja el resto en manos de su siniestro homólogo.

¿Cómo se convirtió Krampus en una tradición de la temporada navideña en lugares como Austria, Baviera, República Checa y Eslovenia?

Nadie está del todo seguro.

La mayoría de la gente cree que Krampus proviene originalmente del pasado pagano de la región alpina. Su nombre proviene de la palabra alemana krampen, que significa «garra», y tiene un parecido sorprendente con las antiguas leyendas nórdicas sobre el hijo de Hela, la diosa del inframundo.

 

Es una teoría convincente, especialmente porque la aparición de Krampus coincide con una serie de ritos de invierno paganos, sobre todo uno que envía a la gente a desfilar por las calles para dispersar los fantasmas del invierno.

A lo largo de los años, a medida que el cristianismo ganó popularidad en la región, las características de la apariencia de Krampus comenzaron a cambiar para alinearse con las creencias cristianas.

Las cadenas, por ejemplo, no eran originalmente una característica del macabro hijo de Hela. Se cree que los cristianos las agregaron para evocar la atadura del diablo. Y ese no fue el único cambio que hicieron. Bajo las manos cristianas, Krampus adquirió una serie de cualidades más diabólicas, como la canasta que usa para llevar a los niños malvados al infierno.

A partir de ahí, no es difícil ver cómo Krampus, ya asociado con las festividades de invierno, podría haberse incorporado a las tradiciones cristianas y a la leyenda de San Nicolás en la época navideña.

LA CELEBRACIÓN ACTUAL DEL KRAMPUSNACHT
Hoy, Krampus tiene su propia celebración el día antes de la Fiesta de San Nicolás en la región alpina.

Todas las noches del 5 de diciembre, se da inicio al Krampusnacht. Los Papá Noel o San Nicolás elegantemente vestidos se emparejan con los Krampus aterradoramente equipados y recorren hogares y negocios, ofreciendo regalos y amenazas divertidas.

Algunas personas intercambian tarjetas de felicitación de Krampusnacht que representan a la bestia con cuernos junto con mensajes festivos y divertidos.

A veces, grandes grupos de personas se disfrazan de Krampus y corren frenéticamente por las calles, persiguiendo a amigos y transeúntes con palos de abedul. Esta actividad es especialmente popular entre los hombres jóvenes.

Los turistas que han presenciado esta estrepitosa celebración dicen que entrar en una cafetería no te salvará de un mal rato, pues los golpes no son precisamente suaves. Por fortuna, suelen limitarse a las piernas, y el ambiente festivo a menudo compensa el verdugón ocasional.

La tradición se ha vuelto importante en muchos países y ha llegado a incluir costosas máscaras hechas a mano, disfraces elaborados e incluso desfiles. Aunque algunos se quejan de que la celebración se está volviendo demasiado comercial, muchos aspectos del antiguo festival perduran.

Las máscaras de Krampus, por ejemplo, se tallan típicamente en madera, y son el producto de una mano de obra significativa. Y los artesanos a menudo trabajan durante meses en los trajes, que a veces terminan en exhibición en los museos como ejemplo de una tradición viva del arte popular.

 

LA LEYENDA DE KRAMPUS Y SU LUCHA POR MANTENERSE
Siempre será admirable cuando las tradiciones antiguas consiguen llegan al presente, pero Krampus ha tenido una lucha especialmente dura por subsistir.

En 1923, Krampus y todas las actividades de Krampusnacht fueron prohibidas en Austria por el Partido Social Cristiano Fascista. Sus motivos eran un poco confusos. Aunque estuvieron de acuerdo en que Krampus era una fuerza para el mal, parece haber habido cierta confusión sobre si eso se debió a sus claros vínculos con el Diablo cristiano o sus vínculos menos claros con los socialdemócratas.

En cualquier caso, estaban seguros de que Krampus no era bueno para los niños y distribuyeron folletos titulados «Krampus es un hombre malvado», advirtiendo a los padres que no deben influir en los niños pequeños con amenazas de un intruso violento durante las fiestas.

Si bien es posible que hayan tenido razón sobre los efectos traumáticos de decirles a los niños que se portan mal que iban a ser devorados por el gemelo malvado de San Nicolás, la sociedad no se conmovió profundamente. La prohibición duró solo unos cuatro años, y los vagos murmullos de desaprobación continuaron solo un poco más. Pero al final, nadie pudo reprimir a Krampus.

A fines del siglo XX, Krampus estaba de regreso con toda su fuerza y, en los últimos años, dio el salto a través del charco hacia los Estados Unidos. Ha tenido algunas apariciones cortas en varios programas de televisión, incluidos Grimm, Supernatural y The Colbert Report, por nombrar algunos.

Algunas ciudades estadounidenses, como Los Ángeles, adoptan celebraciones anuales de Krampus que incluyen concursos de disfraces, desfiles, bailes tradicionales, repique de campanas y bocina alpina. Las galletas, los trajes típicos austriacos y las máscaras no pueden faltar.

Así entonces, si eres de esas personas que disfrutan espantando a otras en Halloween, anímate, ese terror no tiene por qué acabar solo por estar en una época de amor y alegría.

KRAMPUS: MALDITA NAVIDAD

Grupo Metro

Related post