Legisladores surcoreanos expresan su preocupación por los votantes chinos

 Legisladores surcoreanos expresan su preocupación por los votantes chinos

Miembros del gobernante partido conservador de Corea del Sur propusieron un proyecto de ley que impondría restricciones más estrictas a los derechos de voto de los residentes permanentes extranjeros en las elecciones locales, que insisten son necesarias para proteger la democracia del país de ser socavada por los votantes chinos.

Los críticos dicen que los esfuerzos para aprobar el proyecto de ley podrían exacerbar el racismo y el odio hacia los chinos que viven en Corea del Sur y serían un paso atrás en una sociedad cada vez más multicultural que necesita abrazar la inmigración para compensar el envejecimiento y la disminución de la población.

El legislador del Partido del Poder Popular Kweon Seong-dong, un aliado cercano del presidente Yoon Suk Yeol, dijo el martes que se ha vuelto crucial evitar que el sistema de votación sea explotado como una «herramienta de maniobra» por otros gobiernos. Dijo, sin dar más detalles, que existe una preocupación pública «significativa» sobre la influencia política de los ciudadanos chinos, que representaron casi 100,000 de los 127,600 extranjeros con derecho a voto a partir de marzo.

«La mayoría de nuestros ciudadanos que viven en el extranjero no tienen derecho a voto (en los países en los que viven)», dijo Kweon en Facebook. «(Votar) es obviamente imposible en países comunistas como China, y Estados Unidos y Gran Bretaña solo están dando derechos de voto a aquellos con ciudadanía», lo que significa que las leyes electorales de Corea del Sur van en contra del principio de reciprocidad, dijo.

Bajo la ley actual, los extranjeros con al menos tres años de residencia permanente son elegibles para votar por alcaldes, gobernadores y miembros del consejo local.

El proyecto de ley, presentado por Kweon y otros 17 miembros de su partido, limita los derechos de voto a los extranjeros que han vivido en Corea del Sur durante al menos cinco años después de convertirse en residentes permanentes y son de países que, por tratado o acuerdos similares, también permiten a los residentes permanentes de Corea del Sur votar en sus elecciones.

La oficina de Kweon dijo que no conocía ningún país que cumpliera con ese criterio. La Comisión Electoral Nacional de Corea del Sur dijo que varias naciones, incluidas Suecia, Dinamarca, Islandia y Chile, permiten que los extranjeros voten en las elecciones locales si han permanecido allí durante un cierto número de años.

«El número de extranjeros que permanecen en el país está aumentando, y cuando su tendencia a vivir concentrados en ciertas áreas se combina con las características de las elecciones locales, existe una gran preocupación de que las opiniones de nuestra gente se distorsionen», dijeron los legisladores en un comunicado que describe por qué redactaron el proyecto de ley. Mencionaron las preocupaciones expresadas por los gobiernos canadiense y australiano este año sobre los supuestos intentos chinos de influir en la política interna y entrometerse en sus elecciones.

Han Sang-hie, profesor de derecho en la Universidad Konkuk de Seúl, dijo que las preocupaciones planteadas por los legisladores surcoreanos son exageradas, señalando que los extranjeros solo votan por funcionarios locales y no son elegibles en las elecciones para legisladores o jefes de estado.

«La política local no se trata de distinguir entre nacionalidades, sino de proporcionar formas para que las personas que tienen la intención de residir permanentemente (en esa área) mejoren sus vidas y resuelvan sus problemas a través de una plataforma democrática», dijo Han.

«Corea del Sur no es realmente un país abierto que otorga fácilmente el estatus de residencia permanente, y aquellos que reciben ese estatus después de un cierto período ya están mezclados en sus comunidades locales como residentes», dijo. Dijo que el proyecto de ley infringiría los derechos de los migrantes casados con surcoreanos y otros grupos y probablemente inspiraría odio hacia los residentes chinos.

Si bien China sigue siendo el mayor socio comercial de Corea del Sur, sus relaciones se han complicado por las amenazas planteadas por el creciente programa de armas nucleares de Corea del Norte y una rivalidad cada vez más intensa entre Washington y Beijing sobre Taiwán, los derechos humanos y las cadenas de suministro industriales.

Corea del Sur ha pedido a China que sea más asertiva en los esfuerzos por domar las ambiciones nucleares de Corea del Norte, que depende de Beijing como su principal aliado y salvavidas económico.

China, que junto con Rusia ha rechazado los esfuerzos liderados por Estados Unidos para endurecer las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra Corea del Norte por sus pruebas aceleradas de misiles este año, está preocupada por el fortalecimiento de la cooperación de seguridad tripartita entre Washington, Seúl y Tokio.

Beijing también ha expresado su malestar por una creciente alianza tecnológica entre Washington y Seúl, que ve como un intento de alejar las cadenas de suministro de China.

 

Grupo Metro

Related post