Lesiones en el fútbol: ¿cuáles son las más comunes y cómo se pueden prevenir?

 Lesiones en el fútbol: ¿cuáles son las más comunes y cómo se pueden prevenir?

Las lesiones más comunes son de carácter muscular, y la zona en la que más se producen son los isquiotibiales.

El fútbol es uno de los deportes más practicados en todo el mundo. Como cualquier disciplina, el fútbol es un deporte que implica ciertos riesgos y que puede comportar la lesión de aquellos que lo practican, ya sea por un mal gesto, por una falta, etc.

Tener una buena preparación y seguir una serie de precauciones es vital para evitar el riesgo de lesión.

Para ponerse en forma nuevamente, luego de la pandemia, los jugadores de la liga española (y de todo el mundo), tuvieron cuatro semanas de entrenamientos previos a reanudar la competición. No obstante, se jugaron muchos partidos en muy poco tiempo: cada equipo disputó 11 encuentros en poco más de un mes, lo que se tradujo en partidos cada tres o cuatro días.

Esto provocó la aparición de 69 lesiones, una cifra que, en proporción, se mantuvo bastante a la par a los datos pre pandemia, en la que hubo 249 lesiones en 27 jornadas. Los cambios introducidos en el fútbol permitieron que esta cifra no aumentara exponencialmente: se pasó de 3 a 5 cambios y se introdujo la pausa para hidratación.
Lesión muscular: la más repetida
Estos datos se extraen de un estudio realizado este mismo año. Según esta investigación, el tejido más dañado fue el muscular, con 44 lesiones. Le siguieron los huesos y los cartílagos, con 9; y los ligamentos, con 7.

“La lesión muscular en el mundo del deporte es la más frecuente, y se espera que en el futuro haya más. Es un problema que existe en el mundo del deporte y que estamos intentando estudiar a fondo para prevenir las lesiones”, explica el doctor Gil Rodas, médico de la Unidad de Medicina del Deporte del Hospital Clínic y San Juan de Dios de Barcelona y coautor de este estudio, en una entrevista con Vidae.

Según el experto, las lesiones musculares más comunes en el fútbol se concentran en los isquiotibiales, y más específicamente en el bíceps femoral. Los isquiotibiales son el grupo muscular situado en la parte posterior de la pierna, que van desde la pelvis hasta la parte superior de la tibia. La función de los isquiotibiales es la de extender la cadera y flexionar la rodilla.

“Las lesiones son cada vez más comunes porque cada vez se requiere más trabajo y competir con más intensidad. Ésta, juntamente con la densidad, es decir, la cantidad de partidos que se juega a la semana, provoca una sobrecarga muscular muy grande que, por mucho que comas y duermas bien, el sistema acaba cediendo”, comenta el doctor Rodas.

Para intentar prevenir las lesiones, es muy importante realizar el entrenamiento invisible: dormir, comer bien, hidratarse, recuperarse correctamente entre partido y partido…

En cuanto a los ligamentos, las lesiones más comunes son los esguinces, ya sea de tobillo o de rodilla. El tiempo de recuperación variará siempre en función del nivel de gravedad, que va desde lesiones de 1er grado (un sobre estiramiento del ligamento) hasta de 3er grado (rotura completa del ligamento).

Las lesiones de ligamentos cruzados
Si hay una lesión que se produce año tras año en el fútbol femenino, esta es sin duda la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla. Sin ir más lejos, el Barça femenino ha visto esta temporada como tres de sus jugadoras sufrían esta lesión.

Según el doctor Gil Rodas, esta lesión es de dos a tres veces más frecuente en las mujeres que en los hombres. “Hay muchos factores propios de la mujer que aumentan el riesgo de que tenga más lesiones del ligamento cruzado anterior: a nivel genético, morfológico, neuromuscular, hormonal por cambios en el ciclo menstrual…”, añade el experto.

El ciclo menstrual se divide en tres fases:

Fase folicular: desde el día 1 al 13. Es el proceso previo a la ovulación y hace referencia al crecimiento de folículos, que son como pequeñas bolsitas que contienen ovocitos. Uno de ellos será el óvulo que se desarrollará y que acaba expulsando la mujer en el período.
Fase ovulatoria: día 14. Marca la mitad del ciclo menstrual, y es cuando el folículo se rompe y el óvulo se expulsa.
Fase lútea: desde el día 15 al 28. Es la fase previa a menstruar, y es cuando el endometrio se agranda y el organismo produce más hormonas como los estrógenos y progesterona.
Según los últimos descubrimientos, la fase del ciclo menstrual en la que se encuentre la deportista puede afectar a la posibilidad de lesionarse el ligamento cruzado anterior.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas deportistas sufren amenorrea, que es la ausencia de períodos menstruales durante tres meses o más. En este caso, el factor del ciclo menstrual en la aparición de la lesión no es determinante, ya que tiene un “ciclo plano”. Por lo tanto, hay que ver el ciclo menstrual como un solo factor de los varios que pueden provocar la lesión del ligamento cruzado anterior.

Grupo Metro

Related post