Los cambios a la Constitución bielorrusa pueden extender el gobierno del líder

 Los cambios a la Constitución bielorrusa pueden extender el gobierno del líder

Las autoridades de Bielorrusia publicaron el lunes un borrador de documento que propone enmiendas a la constitución del país que podrían permitir al presidente autoritario Alexander Lukashenko consolidar aún más su control del poder después de meses de protestas masivas y permanecer en el cargo hasta 2035.

Las enmiendas propuestas se publican en el sitio web oficial del presidente y en el sitio web de la agencia estatal de noticias Belta, y se anima a los bielorrusos a enviar sus comentarios, sugerencias y opiniones sobre los cambios.

Las enmiendas restablecen los límites a los mandatos presidenciales que habían sido abolidos durante el mandato de Lukashenko, permitiendo a un presidente sólo dos mandatos de cinco años en el cargo. Sin embargo, la restricción solo entrará en vigor una vez que un «presidente recién elegido» asuma el cargo, lo que le da a Lukashenko la oportunidad de postularse para dos mandatos más después de que expire su mandato actual en 2025.

«Lukashenko se abrió camino a la presidencia hasta al menos 2035, cuando tendrá 81 años», dijo el analista político independiente Valery Karbalevich a The Associated Press.

Otros cambios a la constitución incluyen la extensión del mandato del parlamento de cuatro años a cinco, la introducción de la Asamblea Popular de Bielorrusia como un nuevo organismo que funcionará en paralelo con el parlamento y la concesión de inmunidad judicial a los expresidentes por las acciones que tomaron mientras estaban en el cargo.

Las enmiendas se someterán a referéndum, programado para febrero de 2022. Se considerarán aprobadas si más del 50% las vota, con un umbral de participación del 50%.

Durante sus 27 años al frente de la ex república soviética con mano de hierro, Lukashenko ha celebrado tres referendos, aboliendo los límites a los mandatos presidenciales, enmendando la constitución y recuperando los símbolos estatales de aspecto soviético.

Bielorrusia se vio sacudida por meses de protestas masivas sin precedentes después de que Lukashenko obtuviera un sexto mandato consecutivo en el cargo en la votación presidencial de agosto de 2020, que la oposición y Occidente denunciaron como una farsa. Respondió a las manifestaciones con una brutal represión que vio a más de 35.000 personas arrestadas, miles golpeadas por la policía y muchas obligadas a buscar refugio en el extranjero.

Los cambios constitucionales propuestos se estaban redactando durante la agitación, cuando Lukashenko se dio cuenta de que “había perdido el apoyo de la mayoría de la población urbana del país”, señaló Karbalevich. El nuevo órgano de gobierno, la Asamblea Popular de Bielorrusia, fue diseñado como un plan de respaldo para el líder autoritario si se ve obligado a dimitir como presidente, dijo el analista.

De acuerdo con las enmiendas propuestas, un presidente en funciones se convierte automáticamente en delegado de la Asamblea de 1200 escaños y puede presidirla, si es elegido por otros delegados. Se espera que el nuevo organismo propuesto se reúna al menos una vez al año y estará facultado para establecer directivas políticas, redactar leyes, sugerir cambios constitucionales, elegir miembros de la Comisión Electoral Central del país y jueces de los tribunales más altos del país.

La Asamblea también puede dar luz verde al despliegue de tropas bielorrusas en el extranjero si lo propone el presidente, y destituir al presidente si se determina que el líder ha violado la constitución o ha cometido alta traición u otro delito grave.

«Lukashenko diseñó la Asamblea de Bielorrusia para sí mismo como un aeródromo de respaldo en caso de dejar el cargo de presidente», dijo Karbalevich. Pero la necesidad de eso se disipó cuando las protestas fueron reprimidas y Rusia, el poderoso aliado de Bielorrusia, apoyó a Lukashenko.

“Entonces, en las enmiendas propuestas vemos un híbrido: la oportunidad de ser reelegido como presidente hasta 2035 y la oportunidad de permanecer en el poder como posible líder de la Asamblea de Bielorrusia”, dijo el analista.

Las enmiendas también eliminan las cláusulas sobre la «neutralidad» y el «estado no nuclear» de Bielorrusia. El mes pasado, Lukashenko se ofreció a albergar las armas nucleares de Rusia si la OTAN traslada bombas atómicas estadounidenses desde Alemania a Europa del Este, el último de una serie de medidas destinadas a consolidar los lazos con Moscú.

La líder de la oposición bielorrusa, Sviatlana Tsikhanouskaya, quien se postuló contra Lukashenko en las elecciones de agosto de 2020 y fue presionada para abandonar el país poco después, criticó las enmiendas propuestas el lunes.

En un comunicado en la aplicación de mensajería Telegram, Tsikhanouskaya dijo que a los bielorrusos se les ofrece elegir «entre Lukashenko y Lukashenko». “Es una mentira en la que nadie creerá. Elegir entre Lukashenko y Lukashenko es imposible. Y no lo elegiremos, como no lo elegimos el año pasado ”, dijo.

Tsikhnaouskaya agregó que «Lukashenko está tratando de prescribirse inmunidad de procesamiento penal, poderes para despojar a los bielorrusos de su ciudadanía y nombrar un nuevo Politburó incorporado en la Asamblea Popular de Bielorrusia que nadie ha elegido». Instó a los bielorrusos a «tachar todas las opciones propuestas de la papeleta».

 

Grupo Metro

Related post