Ni monstruos, ni enfermos: detrás del fenómeno de las violaciones grupales

 Ni monstruos, ni enfermos: detrás del fenómeno de las violaciones grupales

Con una cultura de la violación que los avala, los abusos en grupo han existido a lo largo de la historia en la medida que se fueron conformando las sociedades patriarcales. En diálogo con Sputnik, el psiquiatra Enrique Stola dijo que los abusadores sienten goce por el ejercicio del poder y buscan la validación entre sus pares.
«No es un grupito de locos, de enfermos, sino que son varones socializados así en nuestras sociedades patriarcales», dijo a Sputnik el médico psiquiatra argentino Enrique Stola, experto en violencias, agresiones sexuales y masculinidades.
Pese a los logros y la lucha de colectivos feministas y contrario a la convicción de que las nuevas generaciones de varones han modificado su forma de relacionarse, «siguen respondiendo a las pautas patriarcales y a la supremacía masculina y la tratan de ejercer ahí donde la pueden ejercer», sostuvo.
El especialista subrayó que «muchos hombres pueden haber incorporado un discurso políticamente correcto pero su habitus, su forma de estar existiendo, sus emociones y sentimientos, responden a las prácticas machistas y patriarcales, responden a las forma en que venimos siendo educados, no solo por la familia, sino por la cultura, la cultura de la violación, por los medios de comunicación, por la pornografia, por la crueldad hacia los cuerpos, por la supremacía blanca, por el neoliberalismo».
Validación entre hombres y ejercicio del poder
El 28 de febrero de 2022, seis varones violaron en grupo a una joven de 20 años dentro de un automóvil en el barrio Palermo de Argentina y los vecinos fueron los que intervinieron para frenar el abuso.

Días antes, en el vecino Uruguay, una mujer de Montevideo denunció una violación grupal tras conocer a un hombre en un local bailable y acceder a ir a su casa, a pocas cuadras de la discoteca. Mientras ambos mantenían relaciones sexuales, otras tres personas ingresaron a la habitación y la violaron.
Ambos casos escandalizaron a la región en las primeras semanas de 2022, aunque el fenómeno no es nuevo y trasciende fronteras. Las fiscalías a cargo de delitos sexuales reciben cientos de denuncias similares, solo que no todos los casos adquieren tanta repercusión pública. Incluso muchos no son denunciados por las víctimas por vergüenza, miedo, poca confianza en el proceso, entre otros factores.
Este tipo de prácticas persigue una validación entre los agresores. De acuerdo a Stola, «la validación que buscan los varones cuando hacen una violación grupal es ser validados como machos por otros machos».
«La mujer violada (…) solamente es un objeto intermediario porque ninguno de ellos piensa en el goce sexual sino en el goce que sienten por el ejercicio de poder sobre ese cuerpo y en el goce que sienten por ser mirados por los otros machos», precisó.
Para el experto, este fenómeno no se da por una atracción hacia la mujer. Por el contrario, los varones se sienten atraídos entre ellos. Interviene incluso una cuestión «homoerótica».

Una cultura de la violación que persiste con impunidad
Stola advirtió que conductas que hace 30 o 40 años se encontraban dentro de la norma hoy se consideran inaceptables.
«Lo que hoy denominamos acoso, sobre el cuerpo de las mujeres, acoso sexual, era la conducta esperada», dijo Stola, que agregó que pese a la condena social, «todos esos mensajes que tienen que ver con el machismo y la cultura de la violación siguen estando presentes».
Los medios cobran un papel de suma importancia. Las decisiones en cuanto a la denominación de los agresores para Stola son políticas.
Colocar a los agresores como «monstruos» o «enfermos» fortalece la creencia social de que la violencia de género solo se reduce a femicidios o violaciones y «eso sirve para ocultar la multiplicidad de violencias que viven las mujeres, en diferentes niveles de intensidad y a la vez para fortalecer esa disociación que sienten la mayoría de los varones diciendo ‘yo no tengo nada que ver con eso'».
En referencia al caso argentino, en el que la violación se produjo a plena luz del día y ante la mirada desconcertada de los vecinos, Stola comentó que fue un «indicador del nivel de impunidad que sienten amplios sectores de varones».

Problema estructural que atraviesa clases y generaciones
En el caso argentino, uno de los elementos que más llamó la atención es que varios agresores tenían formación terciaria e incluso uno de ellos había recibido clases en materia de género. «Los violadores, los abusadores, el incesto paterno filial se da en todas las clases por igual y con todos los niveles de instrucción», manifestó Stola.
«Hay una gran cantidad de varones que con un mínimo de instrucción pueden incorporar palabras, frases y discursos verbales que parece que fueran progresistas o profeministas o feministas pero emocional y psicológicamente siguen respondiendo a las pautas patriarcales», explicó.
En cada oportunidad donde se produzca una asimetría, aplican el poder.
Lejos de considerar que las nuevas generaciones cambian sus prácticas, Stola afirmó que «la proliferación y el poder que van tomando los grupos de ultraderecha y de derecha que plantean eliminar leyes de defensa de derechos de las mujeres» y de la comunidad LGTBQ+, brindan resistencia a los reclamos feministas.
«No pensemos que porque son jóvenes están cambiando, a medida que el neoliberalismo, los sectores libertarios, la ultraderecha avanza con sus consignas anti derechos, tiene impacto», profundizó.
La culpa
Las víctimas de estos hechos son continuamente señaladas por la mirada ajena e incluso, la propia. «En el imaginario social, las mujeres siempre son las culpables», indicó el especialista.
Tras ser rescatada, la joven de 20 años que había sido abusada en Palermo pedía disculpas. «Repetía que no sabía cómo había terminado allí, que no conocía a esos jóvenes y que no entendía cómo había terminado dentro del auto», según declaró a la prensa la comerciante que intervino y alertó a la Policía.

En Uruguay, un programa radial fue criticado por darle voz a la versión de los acusados de la violación en el barrio céntrico de Cordón. Durante la transmisión, la víctima fue señalada, juzgada por salir frecuentemente a locales bailables teniendo hijos, y responsalizada de la violación.
Stola apuntó sobre la responsabilidad de «las instituciones que tendrían que proteger a las víctimas como el Poder Judicial». Según el psiquiatra, «salvo un pequeño sector que tiene formación en género o es un sector sensible a esta problemática, el sector hegemónico garantiza la supremacía blanca, la supremacía sexista y la propiedad de los sectores dominantes».
«El sector hegemónico sospecha de las mujeres», afirmó, señalando que cuando las mujeres denuncian ante la Justicia, «son sospechadas de querer joderle la vida al hombre» y parte de esa creencia ha sido apropiada culturalmente.
De acuerdo a Stola, «cuando la sospecha la usan los oprimidos es un instrumento de alerta y sirve para la liberación pero cuando la sospecha la utiliza el opresor, como en el caso del Poder Judicial que sospecha de las mujeres, es un instrumento de opresión», finalizó.

Cómo pueden involucrarse los varones
Los varones deben reflexionar sobre el rol y las conductas aprehendidas.
Si bien no tienen por qué involucrarse en las organizaciones de mujeres, pueden formar sus propios colectivos o habitar espacios que brinda la sociedad para que actúen de otra manera. Además, pueden poner límites o hacer llamados de atención a otros varones sobre conductas machistas.
«El varón puede y tiene la obligación de reveer cómo se comporta las 24 horas del día, de reflexionar sobre cómo ejerce la dominación».
«Parece que los violadores de las mujeres son seres imaginarios porque nosotros los varones no los conocemos entonces para usar un término argentino, más bien porteño, ‘los varones tenemos que dejar de hacernos los boludos» ante esta situación, no tenemos derecho a la ingenuidad'», finalizó el psiquiatra.

Grupo Metro

Related post