Ómicron pone en jaque al mayor carnaval folclórico de Bolivia

 Ómicron pone en jaque al mayor carnaval folclórico de Bolivia

Músicos y bailarines folclóricos estaban listos para iniciar el mayor festejo de la temporada en la ciudad boliviana de Oruro, hasta que todo resultó suspendido abruptamente por culpa de ómicron, la todavía misteriosa nueva variante del COVID-19 que atormenta al mundo.
El famoso carnaval de Oruro, uno de los más prolongados del mundo y reconocido como patrimonio oral e intangible de la humanidad, se convirtió así en la actividad más afectada por la pandemia.
El COVID-19, que obligó a suspender el carnaval orureño en 2021, parecía en retirada a principios de octubre cuando folcloristas y autoridades anunciaron pomposamente, en una gala en la Casa Grande del Pueblo de La Paz, sede presidencial, que la versión 2022 de la celebración estaba confirmada.
Se pusieron entonces en marcha planes de seguridad, sanitarios y turísticos, mientras millares de bailarines volvían a juntarse en plazas y grandes salones de varias ciudades para ensayar las danzas del desfile folclórico.

El primer «convite» o desfile callejero de ensayo estaba previsto para el primer domingo de noviembre, como es tradicional, y debía ser replicado semana tras semanas para culminar en la gran Entrada Folclórica del sábado de carnaval, el 26 de febrero.
Pero la incertidumbre sanitaria pudo más que el entusiasmo y obligó a los organizadores a hacer un primer recorte de la fiesta, posponiendo el primer convite hasta el 5 de diciembre.
Frustración
El primer ensayo callejero resultó de nuevo suspendido, en medio de gran polémica y con solo tres días de anticipación, dejando literalmente con los crespos hechos a los bailarines de Oruro y a los que alistaban viaje para el primer domingo de carnaval en esa ciudad minera.

«Por una mayoría de instituciones de la ciudad, se ha decidido responsablemente, precautelando la salud de la población orureña, suspender hasta enero el primer del Carnaval 2022», anunció el secretario general de la Municipalidad de Oruro, Rómulo Alconz, el jueves 2 de diciembre, al cabo de una reunión de autoridades ediles, sanitarias, policiales, militares y turísticas.
Los actores principales de la fiesta, bailarines y músicos, no estuvieron de acuerdo con la suspensión y solo la aceptaron al día siguiente, sin ocultar su enojo.
«Estábamos decididos a seguir adelante con el primer convite, pero las autoridades nos advirtieron que las consecuencias que se pudieran dar serían responsabilidad de nosotros (….), inclusive hubo una especie de amenaza indirecta de proceso judicial por atentado a la salud pública, y así hemos terminado aceptando la suspensión», dijo el presidente de la Asociación de Conjuntos Folklóricos de Oruro (ACFO), Jacinto Quispaya.
Compartiendo el criterio de la ACFO, la Federación Departamental de Bandas de Músicos Profesionales de Oruro (Fedbampo) advirtió que la postergación del inicio del carnaval traería graves perjuicios económicos.
«Las autoridades parece que no entienden que no se trata solo de bailes. Nos están privando de cumplir contratos con los cuales los músicos esperábamos financiar nuestros gastos de Navidad y fin de año; ahora todo será crisis en el sector», lamentó Juan Cruz, trompetista de la banda Pagador, en sus cuentas de redes sociales.
«Ni qué decir de lo que pasará con los hoteles que ya tenían muchas reservas para los convites, y peor aún si se lleva a suspender de nuevo todo el carnaval. Pérdida total», añadió Cruz.
Alconz dijo que la postergación del inicio del carnaval es irrevisable y que por ahora la fecha de enero es solo una posibilidad, sujeta a la evolución de la pandemia.

Drum queen Viviane Araujo from Salgueiro samba school performs during the carnival parade at the Sambadrome in Rio de Janeiro - Sputnik Mundo, 1920, 29.11.2021

«Es evidente que existe una molestia por parte de algunas instituciones que venían trabajando en temas de logística y de organización institucional, pero consideramos que la salud es lo primero y por los informes que conocemos sabemos que es alta la probabilidad de que el convite se convierta en un factor de ingreso de la cuarta ola [de la pandemia] a la ciudad de Oruro», explicó la autoridad municipal.
Bolivia está declarada oficialmente bajo una cuarta ola de contagios de COVID-19, y Oruro ha sido la ciudad menos afectada por los nuevos contagios, según informes oficiales.
La ACFO y la Fedbampo propusieron que en los convites precarnavaleros participen solo bailarines que radican en Oruro, pero este planteamiento resultó insuficiente para superar el temor de las autoridades al nuevo coronavirus.

Grupo Metro

Related post