Prepagas versus Gobierno: falta de acuerdo, injerencia kirchnerista e impacto en el bolsillo

 Prepagas versus Gobierno: falta de acuerdo, injerencia kirchnerista e impacto en el bolsillo

Una cuestión que no para de sumar tensión entre los dirigentes y traspiés para el ciudadano.

Tras el anuncio del regreso de los copagos, nació un nuevo capítulo en la puja prepagas versus Gobierno nacional. Frente a ello, el Ministerio de Salud a cargo de Carla Vizzotti había convocado a una reunión con la Superintendencia de Salud, prepagas y prestadores para este lunes, pero por razones no informadas, el encuentro se postergó. La lucha con este sector es de larga data, en donde se destaca la injerencia kirchnerista y el impacto en el bolsillo del ciudadano.

La reunión se pospuso para este martes y se llevará a cabo de forma virtual y con la presencia de todos los actores involucrados, según consignó NA. Cabe remarcar que desde la Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS) anunciaron en las últimas horas que, a partir del 1º de enero, los prestadores de salud cobrarán un copago de 9% del valor de cada prestación médica a los pacientes en consecuencia de la situación financiera crítica del sistema.

Ante esa reacción de la FAPS, Vizzotti aseguró que al tener conocimiento del anuncio del copago, se comunicó con el superintendente de Servicios de Salud para tener una reunión y abordar el tema para evaluar “cuál es el impacto que esto tiene en la población”. Si bien la funcionaria aseguró que no se necesita una autorización del Ministerio para el cobro del 9%, aclaró que intentará “minimizar el impacto en la población”.

Las personas y grupos familiares que se verán afectadas son aquellas asociadas a Cemic, Femedica, Galeno Argentina, Medife, Swiss Medical Group, Medicus SA, Omint SA, Obra Social Luis Pasteur y Osde. “No hace falta autorizar esto, porque con la ley de prepagas pueden cobrarlo sin que sea necesario una autorización; lo que estamos tratando de hacer es sentarnos con todos los actores que involucra el aumento para minimizar su impacto en la población”, afirmó la ministra.

“Nos ponen a la gente en contra”
El dueño de Swiss Medical, Claudio Belocopitt, explicó este lunes que la implementación del copago “es un problema de recursos”, al tiempo que aclaró que “no hay una pelea con los prestadores, ya que están todos en el mismo barco”. En ese sentido, aseguró: “No queremos molestar a la gente”. Y acusó: “Acá hay un actor externo, que saben que hay una estructura de costos y que se han disparado en el sector salud”. Por eso “es necesario actualizar los valores”, se defendió el empresario.

En esta línea, Belocopitt sostuvo: “La gente paga la medicina prepaga porque se siente obligada”, pero replicó: “La salud la tiene que dar el Estado y tiene que ser gratis” porque “la medicina prepaga es una opción”. Y, lejos de quedarse callado, el empresario aseveró: “Nos ponen a la gente en contra”.

Un conflicto de larga data
A mediados de este año, las prepagas habían presentado un pedido formal para aumentar un 9,7% el valor de sus cuotas mensuales, luego de que a inicios del corriente el presidente Alberto Fernández suspendiera todo tipo de aumento. Luego de ser revisado el documento por la Justicia, se les negó la solicitud a las empresas de medicina privada, quienes se quejaron por el encarecimiento de los costos y exigieron el cumplimiento de la Ley 26.682, que establece una actualización automática en base a ello.

El kirchnerismo fue al hueso
Por el mes de junio, Belocopitt se había presentado con un amparo a la Justicia luego de que la vicepresidenta Cristina Kirchner pidiera “repensar todo el sistema de salud”. De esta manera, puso en duda a las prepagas y marcó su intención de estatizarlas. Pese a esa mojada de oreja que reabrió un debate histórico, la titular del Senado salió a desmentir sus intenciones, pero lo hizo en plena campaña electoral.

Si bien la reforma del sistema de salud es un tema sobre el que el kirchnerismo merodea hace años, las palabras de Fernández de Kirchner el pasado 14 de junio reavivaron el pasado. “Vamos a tener que repensar todo el sistema de salud. Las prepagas no saben dónde colocar a la gente. Dicen los que saben que tal vez vengan otras pandemias. Lo peor que nos puede pasar es negarnos a discutir la realidad”, había manifestado.

Asimismo, después de su planteo circuló un documento con origen en La Cámpora, partido fielmente kirchnerista y que lidera el hijo de la vicepresidenta, Máximo, donde se plantea un plan para reformar el sistema de salud en los próximos cuatro años. De acuerdo al texto, se propone lanzar una ley nacional que impulse un sistema integrado y fomente la descentralización operativa del servicio.

Grupo Metro

Related post