PSICOPOMPOS, LOS SERES DEL LIMINAL QUE TE ESPERAN CUANDO MUERES

 PSICOPOMPOS, LOS SERES DEL LIMINAL QUE TE ESPERAN CUANDO MUERES

LA MUERTE ES ESA ATERRADORA Y DESCONOCIDA ETAPA QUE NOS ESPERA A TODOS AL FINAL DE ESTA VIDA. DARLE UNA PERSONALIDAD HACE QUE SEA MÁS FÁCIL DE CONTEMPLAR.

Después de todo, te llegó el turno de morir. Viviste buenos momentos: te enamoraste, te reíste y tuviste algunas noches encantadoras. Viajaste a lugares fascinantes, disfrutaste de exquisitas comidas y leíste algunos libros. Pero, has muerto. Es un efecto irreversible y ya nada puedes hacer; nos pasa a los mejores. Nos pasa a todos.

Mientras yaces allí, frío y cadavérico tal vez en una cama de hospital, o destrozado y mutilado por un oso, o acribillado a balazos en los escombros de una zona de guerra…

¿Qué pasa después de eso?

Imagina tu espíritu, tirado como un pañuelo de papel, flotando sobre tu cadáver, confundido e inseguro.

«Eh, ¿hola?» tu voz fantasmal retumba sobre un mundo en escala de grises y silenciado. Es el mundo como lo recuerdas, pero es diferente.

Los bordes de tu visión son borrosos y el horizonte choca contra una pared negra o la nada. Estás perdido y tienes miedo. Entonces necesitas un psicopompo.

LOS PSICOPOMPOS TE GUÍAN

Los psicopompos se encargan de guiar almas. Son los seres o deidades que escoltan a los recién fallecidos de este mundo al siguiente.

Los psicopompos son dioses de lo liminal, y su dominio es la frontera sombría que une los mundos de los vivos y los muertos. Esperan almas y las acompañan de manera segura a donde deben estar.

La mayoría de las culturas a lo largo de la historia han tenido sus psicopompos. Algunos, son de temer, como el personaje conocido como Grim Reaper (a menudo representado como un esqueleto con túnica). Otros, son protectores y guardianes, como el Arcángel Miguel, que ahuyenta a los demonios depredadores con una espada llameante. A veces son enormes, como el demonio gigante con forma de cuervo, Vanth, en la mitología etrusca. Y otras veces, son diminutas, como ciertas abejas de la mitología clásica.

Aquí hay cinco de los psicopompos más geniales, raros y conocidos a lo largo de la historia.

1. LOS ÁNGELES DE LA MUERTE
No hay nada tan apropiado para Hollywood como un ángel de alas blancas, blandiendo una espada en llamas para proteger a las almas justas de las garras de fuego de los demonios.

Y tanto en el cristianismo como en el islam encontramos dos psicopompos de este tipo: los Arcángeles Miguel y Azrael respectivamente.

Cuando los niños pequeños cantan la vieja canción, «Michael Row the Boat Ashore» (Miguel rema el bote hacia la costa), en realidad están cantando un homenaje folclórico a la muerte. Nuevamente, vemos la noción de un cruce, y en este caso, el arcángel judeocristiano Miguel (Michael en inglés) asume el papel de barquero, generalmente interpretado por el griego Caronte.

Se dice que Miguel acompaña a las almas al más allá. Allí, es él quien sostiene la balanza que determina si la virtud de un alma es suficiente para llevarla al cielo o no. Razón suficiente es que su efigie aparezca en cementerios y capillas funerarias de toda Europa.

En el islam, se dice que Azrael es el único ángel lo suficientemente valiente como para bajar a la Tierra para enfrentarse al diablo y todos sus demonios.

Como recompensa, Alá lo convirtió en el ángel de la muerte.

Azrael tiene un registro de todos los nombres de la humanidad, y los justos están rodeados de luz, los condenados de oscuridad.

Alá escribirá el nombre de la persona a la que le ha llegado el momento de morir en una hoja que revolotea hasta la mano de Azrael. Azrael luego tiene 40 días para quitarle la vida a esa persona.

A lo largo de los años, el folclore islámico ha ideado muchos trucos y armas para mantener alejado a Azrael por un poco más de tiempo.

Existe la oración y la petición habituales, pero también se piensa que Azrael no puede tomar la mano de nadie que dé limosna. Entonces, una escapatoria útil es dar continuamente a los pobres, de esa manera Azrael debe esperar su momento.

2. EL PUENTE CINVAT
La mayoría de las historias de psicopompos o mitos en torno al mundo de los espíritus implican algún punto en común. A menudo, este es un río para vadear, como el río Estix en la mitología griega; pero en el zoroastrismo, es el «Puente Cinvat» o «puente del juicio».

Para los zoroastrianos, justo después de morir, tu alma flotará alrededor de tu cuerpo durante tres días. Es durante este tiempo que los dioses calcularán y sopesarán tus buenas y malas acciones. Es un infinito y divino:

Gracias por esperar, tu alma es muy importante para nosotros.

En el cuarto día, tu alma se abrirá camino hasta el Puente Cinvat. Allí, esperando, está Daena. Daena se te aparecerá como una hermosa doncella, «que es hermosa por todos lados», si has vivido una buena vida.

O aparecerá como una bruja ruidosa si has sido malo.

Daena y un ángel guardián llamado Suroosh defenderán tu alma de las garras hambrientas de los demonios que buscan consumirte. Si tu conciencia te ha ganado el cielo, Daena te acompañará por el puente hacia el paraíso. Pero si has sido un poco más louche, ella te obligará a dar tres pasos, uno para cada uno de tus «pensamientos malvados, palabras malvadas y acciones malvadas», y caerás en el infierno.

3. LA AURORA BOREAL
Si alguna vez has visto la aurora boreal (o las Luces del Norte, como se les conoce), entonces sabrás que es difícil no describirla como un fenómeno «celestial».

Posee una característica de otro mundo distinta en su brillo etéreo y su luminiscencia resplandeciente y cambiante. Esto es exactamente lo que cree el pueblo Cri (uno de los mayores grupos indígenas de Canadá) de América del Norte.

Para los Cri, la aurora boreal se llama Wawatay, y está formada por los espíritus de los ancestros que partieron. Los colores sobrenaturales que bailan en el cielo nocturno son almas fantasmas que iluminan el camino hacia el más allá.

Las Luces del Norte son el regocijo alegre de los muertos, cuyo objetivo es atraer y dirigir a las almas recién acuñadas en su camino.

Según la creencia de este pueblo indígena, cuando morimos, debemos seguir las luces de la aurora boreal y encontrar nuestra próxima vida en el mundo de los espíritus.

4. BARÓN SAMEDI
No hay psicopompo con tanto estilo sartorial como Barón Samedi.

Samedi, generalmente retratado con un sombrero de copa y frac, es un espíritu enormemente poderoso en el vudú haitiano.

El Barón no solo escolta a los muertos sino que también es quien determina quién muere.

El barón Samedi cavará la tumba para aquellos cuyo momento ha llegado, pero está abierto a súplicas y ofrendas votivas para hacer retroceder ese momento. En su gran poder sobre los muertos, también puede sanar y dar vida.

Samedi a menudo se representa como un hombre negro astuto, irónico y sardónico (o, a veces, un esqueleto), que puede estar borracho o no. Es un gran fanático del ron y los cigarrillos.

Después de cavar tu tumba, Samedi te esperará en un cruce de caminos (otro punto de cruce liminal). Charlarás y te burlarás, y si tú o tu familia son amables con Samedi, él estará junto a tu cadáver todo el tiempo que tarde en descomponerse, para asegurarse de que no se convierta en un zombi. Entonces, será mejor que guardes algunos de tus mejores chistes para Barón Samedi.

5. LAS VALQUIRIAS
En una sociedad tan estridentemente marcial como la nórdica, la guerra y los guerreros eran vistos como bendecidos por los dioses.

La mitología nórdica es en gran parte apocalíptica, donde todas nuestras diversas pruebas y tribulaciones son un acto de calentamiento para la gran batalla «ragnarok» entre los dioses y las fuerzas de la oscuridad.

Ser recogido por las valquirias no es un tipo de liberación tranquila y con los pies en alto. Te llevarán al salón de Odin en Valhalla para prepararte para la guerra. Al final de los tiempos, te verás envuelto en una gran guerra celestial con la oscuridad. ¿Qué pasa si sobrevives a eso?

Lamentablemente, los poemas nórdicos son silenciosos.

Junto con Grim Reaper, las valquirias son probablemente las más conocidas de todos los psicopompos. Su nombre significa «‘selectoras de caídos en el combate’», y son las mujeres guerreras de la mitología nórdica que reúnen las almas valientes y dignas de los caídos, especialmente los que están en la batalla.

EL FINAL DEL VIAJE
La muerte es lo único seguro que tenemos en la vida, y no sorprende que cada cultura cree historias, mitos y religiones en torno a ella.

Al darle rostro y personalidad a la muerte, literalmente «se le quita el aguijón». La aterradora y solitaria extensión de lo desconocido que nos espera a todos es mucho más llevadera si nos acompaña un alegre barón o un guardián con espada.

Estas historias están destinadas a consolar y normalizar el hecho omnipresente de morir.

Entonces, elige tu psicopompo favorito, haz que la muerte sea un poco más accesible y prepárate para otro viaje increíble.

Grupo Metro

Related post