¿Realmente existen los alimentos afrodisíacos?

 ¿Realmente existen los alimentos afrodisíacos?

Durante años, la existencia de los alimentos afrodisíacos se ha estudiado y debatido. Aquí intentamos esclarecer, desde la perspectiva científica, su realidad o mito.

Durante siglos se ha pensado que existen alimentos afrodisíacos. Es decir, sustancias utilizadas para incrementar el apetito sexual, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Sus efectos se han relacionado con mejorar el flujo sanguíneo, aumentar ciertas hormonas y mejorar el estado de ánimo.

En la antigüedad, tanto el hombre como la mujer recurrían a ciertas frutas y vegetales para acrecentar el disfrute sexual. Hoy en día, la famosa cocina afrodisíaca experimenta sobre las propiedades estimulantes de los ingredientes. Se utilizan nutrientes y otros componentes en ciertos animales y vegetales o algunas partes específicas de ellos.

Sin embargo, existen contrariedades sobre la existencia de estas propiedades. En este artículo te comentamos lo que dicen sus defensores y sus detractores.

Los afrodisíacos a través del tiempo
El término afrodisíaco proviene de Afrodita, la diosa del amor en Grecia. Su misión, según distintas culturas, es infundir deseo en dioses, hombres y fieras. De modo que los afrodisíacos están asociados a la capacidad de causar y potenciar el deseo sexual.

Piojan asegura en su artículo Los afrodisiacos: ¿mito o realidad? que la primera mención del afrodisíaco como sustancia capaz de generar excitación sexual es en un papiro egipcio del XXIII a. C. Allí aparecen descritos como pócimas de amor y ungüentos capaces de potenciar sexualmente.

En la Biblia también figuran alimentos como la menta o la mandrágora para potenciar el deseo de los recién casados. Además, existen reconocidos libros ancestrales hindúes, como el Kama Sutra y el Ananga Ranga. Allí se proponen recomendaciones dietéticas capaces de potenciar las actividades en la cama con cebolla, guisantes, cardamomo, canela y jengibre.

A la par, los griegos también tenían mitos en torno a los afrodisíacos. Ellos creían que los mariscos y otros alimentos provenientes del mar eran afrodisíacos por la leyenda de Afrodita. Los griegos cuentan que Afrodita nació del mar, producto de la caída de los órganos sexuales del dios Urano a las costas de Chipre.

La creencia de la existencia de los alimentos afrodisíacos ha perdurado a través del tiempo. Pasó por la Europa medieval y algunos mitos persisten en la era moderna, como el de las ostras y las almejas.

Frutos del mar que se consideran afrodisíacos.

Defensores y detractores del efecto afrodisíaco de los alimentos
Los alimentos afrodisíacos se clasifican por su modo de acción en 3 tipos: los que aumentan la libido, los que mejoran la potencia y los que permiten alcanzar un mayor placer sexual.

Algunos expertos consideran que el deseo sexual es la primera fase de la respuesta sexual humana. Esta incorpora un importante componente psicológico que es inducido por la hormona testosterona.

El Instituto de Medicamentos y Alimentos de la Universidad de la Habana analizó los componentes de los alimentos considerados por ellos como afrodisíacos. Encontraron que aquellos que contienen colesterol son precursores de la hormona testosterona y otras hormonas sexuales.

Los autores del libro Fundamentos de bioquímica metabólica defienden la existencia de estos alimentos. Exponen que algunos de ellos pueden ser fuente de dopamina o ayudan a producirla en el cerebro. Esta participa en el desarrollo hormonal, conductual y emocional.

Sin embargo, hay quienes piensan lo contrario. Por ejemplo, un artículo de la revista Pro-Consumidor destaca que no hay suficientes pruebas científicas que respalden la clasificación de los alimentos como afrodisíacos. Los autores opinan que cualquier comida en un ambiente íntimo podría ser recordada para siempre.

Así mismo, algunos sexólogos están convencidos de que todo es controlado por la mente. Lo que podría ocurrir es una autosugestión de la persona al consumirlos.

¿Qué ocurre cuando se ingieren los alimentos afrodisíacos?
Algunos afrodisíacos mejoran la función sexual, pero no el deseo. En este sentido, actuarían relajando los vasos sanguíneos y mejorando la irrigación sanguínea a los genitales.

De acuerdo al doctor Alonso Acuña, los alimentos afrodisíacos son capaces de crear la disposición necesaria para activar el deseo sexual, al facilitar la liberación algunas hormonas que mejoran el ánimo. Cuando se ingieren este tipo de alimentos se liberarían endorfinas.

En el caso de los hombres, el hecho de consumir zinc ayuda a aumentar el rendimiento sexual, ya que este mineral interviene en la producción de testosterona. La testosterona es la principal hormona sexual de los hombres.

Además, existe un efecto sensorial producido por la forma de algunas frutas. Al verlas se incrementa el deseo sexual.

El deseo es un impulso biológico psicosocial, sensorial y hormonal complejo. Aquí te explicamos cuáles son los alimentos que producen tales efectos afrodisíacos.

Con efectos hormonales
Chocolate: de acuerdo al libro Influencia de los afrodisíacos y el erotismo en la gastronomía, el consumir chocolate puede aumentar la producción de endorfinas. Otros estudios aseguran que aumenta la irrigación sanguínea.

 

Grupo Metro

Related post