Sabor metálico en el embarazo, ¿por qué ocurre?

 Sabor metálico en el embarazo, ¿por qué ocurre?

Sentir un sabor metálico en la boca puede ser el primer indicio de tu embarazo. Sigue leyendo y descubre a qué se debe.

Sentir un sabor metálico en la boca es uno de los síntomas más comunes al principio del embarazo. Este fenómeno llamado disgeusia se presenta en muchas mujeres encinta.

Se trata de una alteración en el gusto que genera la percepción de un sabor metálico desagradable y persistente en la boca. Sigue leyendo y entérate a qué se debe y qué puedes hacer para disminuir esta molestia.

¿Qué es la disgeusia?
Como ya adelantamos, la disgeusia es un cambio en el sentido del gusto que puede percibirse como un sabor metálico desagradable y prolongado.

Este síntoma es común entre las gestantes, quienes lo describen como la sensación de tener algún metal en la boca.

En general, este síntoma aparece durante las primeras semanas del embarazo y se extiende hasta el final del primer trimestre, alrededor de las semanas 12 a 14. Esto es por su estrecha relación con los niveles hormonales de esta etapa.

No obstante, existen mujeres que experimentan disgeusia durante toda la gestación, sobre todo aquellas que esperan más de un bebé.

aversion rechazo alimento hiperosmia nauseas malestar embarazo embarazada alimentacion saludable concepto antojo

Causas del sabor metálico en el embarazo
Como mencionamos en el apartado anterior, el sabor metálico en la boca ocurre como consecuencia de los cambios hormonales del embarazo. En concreto, por la acción que ejercen los estrógenos sobre las papilas gustativas de la lengua.

Durante la gestación, estos órganos sensoriales de la boca aumentan la sensibilidad y esto suele acompañarse de un incremento en la percepción de los olores.

Además, la dificultad para digerir ciertos alimentos y bebidas, la acidez y el reflujo estomacal, también colaboran a que se desarrolle la disgeusia. Por este motivo, las mujeres que sufren náuseas y vómitos suelen ser más propensas a padecerla.

Más allá de la incomodidad, se trata de un síntoma inofensivo. El mayor problema de esta alteración del gusto es que le impide a la mujer llevar una dieta equilibrada y completa.

Otras causas que producen sabor metálico en el embarazo
Además de las cuestiones hormonales, esta sensación desagradable puede ocasionarse por las siguientes causas:

Mala higiene bucal: el descuido de la limpieza bucodental provoca un acúmulo de placa bacteriana, sarro y aumenta las posibilidades de desarrollar ciertas enfermedades como caries, gingivitis y periodontitis. Tanto la proliferación bacteriana como las infecciones en la boca pueden ser las responsables del mal sabor.
Medicamentos: el uso de algunos fármacos como antibióticos, antidepresivos, píldoras hormonales o suplementos vitamínicos también pueden dar origen al sabor metálico en el embarazo. Así mismo, el uso de ciertos antisépticos, como la clorhexidina.
Alergias o infecciones: padecer congestión nasal, alergias o infecciones de las vías aéreas, pueden ser la causa del feo sabor.
Enfermedades sistémicas, como patologías renales, hepáticas o diabetes.
Tratamientos contra el cáncer (poco frecuente entre las embarazadas).

Exposición química: la sobreexposición a ciertos metales pesados, como mercurio o plomo, también pueden generar el sabor a metal.
Si no estás segura de estar embarazada y notas un sabor metálico en la boca, lo aconsejable es que pidas una cita con tu médico. De esta manera, se podrá investigar el origen del problema y confirmar o no la gestación.

¿Qué hacer si sientes sabor metálico en el embarazo?
Sentir sabor metálico en el embarazo no es un problema grave por el que debas preocuparte. Más allá de la incomodidad que pueda generarte, es uno de los tantos cambios de esta etapa.

De todos modos, a continuación te compartiremos algunos consejos para sobrellevar esta desagradable sensación:

Mantener una adecuada higiene dental: es importante cepillar los dientes, las encías y la lengua con frecuencia. Para eso, puedes utilizar pasta dental con flúor y complementar con hilo dental y enjuagues bucales. De esta manera, cuidas tu salud bucal y mejoras el sabor de tu boca.

Realizar buches: utiliza colutorios con sabor a menta o enjuagues con agua tibia y bicarbonato o sal, al menos dos veces al día. De esta forma se regula el pH bucal.
Masticar chicles sin azúcar y de sabor a menta.
Beber suficiente agua: la hidratación durante el embarazo es fundamental. Beber como mínimo 1,5 litros de agua al día ayuda a mantener la boca húmeda y a mejorar el feo sabor.
Consumir alimentos ácidos o fríos: beber agua muy fría, un zumo natural de algún cítrico o chupar un caramelo ácido, pueden disminuir la sensación metálica. De todos modos, es importante no consumirlos en exceso para no dañar los tejidos dentarios.

fuente citricos embarazo

Un síntoma molesto que suele desaparecer solo
El sabor metálico en el embarazo en general desaparece con el correr de los meses, aunque a veces es muy molesto y limita la ingesta normal. Por este motivo, es importante que lo converses con tu médico o con tu matrona.

Durante la espera de tu bebé habrá sensaciones placenteras y otras no tanto, pero experimentarlas todas forma parte de crear una vida.

Grupo Metro

Related post