Un sector del albertismo empuja la suba de tarifas a partir de Marzo

 Un sector del albertismo empuja la suba de tarifas a partir de Marzo

La decisión va en sintonía con las exigencias del FMI. El kirchnerismo cree que este tipo de trascendidos alimenta las expectativas inflacionarias.

El albertismo cerró el año sacando pecho en la definición de la política económica. En ese sector del Frente de Todos creen que lograron imponer su visión que enhebra el acuerdo con el FMI con el despliegue de una economía que favorezca la inversión privada y las actividades exportadoras. «La discusión interna está saldada y se impuso la visión del albertismo: no se puede distribuir sin crecer primero», sostiene el sector del gabinete económico que se referencia en el Presidente.

Un sendero de heterodoxia «prudente» que vuelve a la carga sobre uno de los grandes tabúes del kirchnerismo: el aumento de tarifas. Fuentes de ese sector del albertismo confirmaron a LPO que su intención es aumentar las tarifas a partir de Marzo, para reducir el peso de los subsidios en el déficit. La medida iría de la mano de la instrumentación de la postergada segmentación.

«No tengo dudas que la segmentación tarifaria se va a implementar a partir de Marzo», anticipó a LPO una fuente relevante del gabinete económico, que además anticipó que la segmentación se implementará con una fórmula que combina geolocalización con información sobre gastos e ingresos de los usuarios. «Los subsidios se los come el AMBA, y tenes consumidores pagando el 30% de la tarifa real. Hay que asistir solo a aquellos que lo necesitan», agregó la fuente.

Respecto a los datos sobre gastos e ingresos, que la AFIP no puede proporcionar dado que se trata de información protegida bajo secreto fiscal, según el funcionario el obstáculo se sortea contratando la red de información Nosis. «Yo ví como Edenor sabía cuanto pagaba cada casa de prepaga, colegio privado y tarjeta de crédito», señaló.

El trascendido no cayó bien en el kirchnerismo, que de hecho tiene a cargo la política energética del Gobierno. «Es una imprudencia filtrar ese tipo de decisiones, lo único que logra es acelerar las expectativas de inflación, justo cuando estaba estabilizada, en un nivel muy alto, pero estabilizada», afirmó a LPO una fuente de ese sector.

Sin embargo, en el albertismo no parecen preocupados. «Es cierto que la meta de inflación de Guzmán del 33% para el año que viene es ambiciosa. Pero si termina en un valor cercano al 40% es todo un logro», afirmó a LPO un funcionario del área económica, que también desestimó la visión kirchnerista que explica la inflación como un fenómeno multicausal. «La inflación hoy es producto del tipo de cambio», sostuvo la fuente.

En el albertismo relativizan la eficacia del congelamiento de precios que diseñó el kirchnerista Feletti y creen que es más sustentable el modelo de fideicomisos integrado por exportadores de materias primas para alimentos que creó el ministro de Agricultura, Julián Domínguez.

Incluso, en el albertismo relativizan la eficacia del congelamiento de precios elaborado por el secretario de Comercio, Roberto Feletti: «La canasta de consumo cuidada esta respaldada por el esquema de fideicomisos con los exportadores de materias primas. De otra manera no sería exitoso el congelamiento precios en el largo plazo», sostienen.

El esquema le propone a los sectores exportadores de materias primas para la elaboración de alimentos, que aporten de manera voluntaria una cuota de las exportaciones para financiar los precios en el mercado interno. Se trata de una propuesta y no de una imposición. «Los fideicomisos fueron una iniciativa de (el ministro de Agricultura, Julián) Dominguez. Son para evitar elementos mas disruptivos como la suba de retenciones.»

Como sea en el albertismo insisten que lo crucial es cerrar el acuerdo con el FMI. «Por supuesto que hay compañeros que se oponen al acuerdo. Pero ante cualquier escenario, la opción entre firmo o no firmo, me da que lo mejor es acordar con el FMI», afirmó a LPO una fuente importante del gabinete económico.

«Hay muchos mitos sobre el rol del organismo. Muchos dicen que queremos exportar para pagarle al Fondo. Y no. Queremos exportar para que haya dólares para el país. Porque los dólares crean empleo», agregó la fuente.

Lo cierto es que pese al fuerte superávit comercial del año en curso, y un rebote de la economía cercano al 10%, la creación de empleo apenas recuperó niveles prepandemia, con un agravante revelado por LPO: dos de cada tres nuevos trabajos, son empleo precario. Una realidad que en el Gobierno no niegan, pero contextualizan: «No estamos en el 2006, estamos en el 2002».

Como sea, la necesidad de aumentar el empleo en blanco, potenciar las exportaciones y cerrar con el FMI, coinciden en el empuje de la Casa Rosada a cinco leyes económicas, que por ahora el kirchnerismo tienen cajoneadas en el Congreso, como reveló LPO.

Vamos al hueso. Con 20 mil millones de dólares mas resolveríamos el frente externo. El año que viene no podemos crecer al 10 por ciento como este año porque no nos alcanzan los dólares para financiarlo.

«Esperamos que las cinco leyes sean tratadas en sesiones extraordinarias o al inicio del período de ordinarias», afirmó a LPO una fuente del Gobierno al tanto de las iniciativas.

«Vamos al hueso. Con 20 mil millones de dólares mas resolveríamos el frente externo. El año que viene no podemos crecer al 10 por ciento como este año porque no nos alcanzan los dólares para financiarlo», explicó la fuente. En efecto la falta de dólares restringe la compra de insumos importados esenciales para las industrias y ya está moderando a la baja el crecimiento.

Ante la consulta de LPO sobre que tan viable es a largo plazo un acuerdo con el FMI que no alargue una década el inicio de los pagos como pretende el kirchnerismo, la respuesta del hombre de Alberto fue contundente: «Que se yo que va a pasar en el 2025, en el peor de los casos negocias la deuda de vuelta».

Grupo Metro

Related post